::: Bienvenidos al sitio web de la Conferencia Episcopal Peruana

Clickee sobre el banner para leer la nota de prensa

La Conferencia Episcopal Peruana, institución de carácter permanente, es la Asamblea de los Obispos del Perú que ejercen unidos algunas funciones pastorales respecto de los fieles de dicho país, para promover conforme a la norma del derecho el mayor bien que la Iglesia proporciona a los hombres, sobre todo mediante formas y modos de apostolado convenientemente acomodados a las peculiares circunstancias de tiempo y de lugar (cf. CIC can. 447).


La Iglesia Católica en el Perú está conformada por 45 jurisdicciones eclesiásticas, las cuales cubren una extensión territorial de 1.285.215,60 km².

En el ejercicio supremo, pleno e inmediato de su poder sobre toda la Iglesia, el Romano Pontífice se sirve de los dicasterios de la Curia Romana, que, en consecuencia, realizan su labor en su nombre y bajo su autoridad, para bien de las Iglesias y servicio de los sagrados pastores (CHRISTUS DOMINUS).

Notas de actualidad de la iglesia católica en el Perú y el mundo.



<<     Agosto 2017     >>
D
L
M
M
J
V
S
  
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
  







Sitio web de la Santa Sede del Vaticano
Sitio web del Consejo Episcopal Latinoamericano
Sitio web de  L'Osservatore Romano
Sitio web de Cáritas del Perú

::: La Palabra de Diós en la Iglesia Católica

..................F.F..Ciclo “A”

vvvvvvvvvvvDOMINGO 20º
vvvvvvvDEL TIEMPO ORDINARIO

Domingo, 20 de agosto de 2017

Jesús se dirige a la región de Tiro y Sidón, lugar considerado impuro por los judíos. Estando allí, es abordado por una mujer cananea, de la cual los discípulos de Jesús querían desentenderse. Pero ella es suficientemente humilde como para implorarle piedad por su hija, que padece una sombría enfermedad. Podemos entender esta actitud, puesto que, ¿qué madre amadora de sus hijos no se sacrificaría por ellos?

Jesús le respondió: “No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros”. Si bien esta expresión resulta dura, permite que la mentalidad de los judíos de la época reaccione. Los más tradicionalistas no querían saber nada acerca de los paganos; es más, los tildaban de “perros” o “animales impuros”, porque estos vivían sin amos ni casa. En la actualidad, pueden darse estos desprecios. La sociedad es cada vez más laicista (vive sin Dios) y quiere imponer sus criterios y formas de ver el mundo a los que decidimos creer en Dios, de ahí que rechaza al que es distinto, y avala formas de discriminación como el racismo y el odio a los inmigrantes.

Es loable la actitud de la mujer cananea. Su valentía la coloca en el lugar de los que siempre buscan el bien de los otros y no el de sí mismos. Con todo, ella insiste: “los cachorros comen las migas que caen de la mesa”. En su cultura, los perros también formaban parte de la familia. Jesús invita a la mujer a dar un salto cualitativo, superando el prejuicio de los judíos con relación a los extranjeros.

En esta actitud, se ve reflejada también la experiencia de muchas personas que buscan a Dios sin ponerse en la fila de los privilegiados. Como la cananea, estas no buscan sacar rédito de la fe ni ganar voluntades con oraciones o actos de piedad, sino que desean ser personas de bien a fuerza de la virtud cristiana. Por eso, el comportamiento de la mujer ha de interpelarnos, pues su actuar solo está motivado por la fe en Jesús y el amor a su hija.

P. Fredy Peña Tobar, ssp
 
 
Lectura del libro de Isaías 56,1.6-7

Así dice el Señor: «Guardad el derecho, practicad la justicia, que mi salvación está para llegar, y se va a revelar mi victoria. A los extranjeros que se han dado al Señor, para servirlo, para amar el nombre del Señor y ser sus servidores, que guardan el sábado sin profanarlo y perseveran en mi alianza, los traeré a mi monte santo, los alegraré en mi casa de oración, aceptaré sobre mi altar sus holocaustos y sacrificios; porque mi casa es casa de oración, y así la llamarán todos los pueblos.»

Palabra de Dios.
 
   
 

Sal 66,2-3.5.6.8
Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.


El Señor tenga piedad y nos bendiga,
ilumine su rostro sobre nosotros;
conozca la tierra tus caminos,
todos los pueblos tu salvación.
Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.

Que canten de alegría las naciones,
porque riges el mundo con justicia,
riges los pueblos con rectitud
y gobiernas las naciones de la tierra.
Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.


Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.
Que Dios nos bendiga;
que le teman hasta los confines del orbe.
Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.

 
   
 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 11,13-15.29-32

Hermanos:
Os digo a vosotros, los gentiles: Mientras sea vuestro apóstol, haré honor a mi ministerio, por ver si despierto emulación en los de mi raza y salvo a alguno de ellos. Si su reprobación es reconciliación del mundo, ¿qué será su reintegración sino un volver de la muerte a la vida? Pues los dones y la llamada de Dios son irrevocables. Vosotros, en otro tiempo, erais rebeldes a Dios; pero ahora, al rebelarse ellos, habéis obtenido misericordia. Así también ellos, que ahora son rebeldes, con ocasión de la misericordia obtenida por vosotros, alcanzarán misericordia. Pues Dios nos encerró a todos en la rebeldía para tener misericordia de todos.

Palabra de Dios.

 
   
 
Lectura del santo evangelio según san Mateo 15,21-28

En aquel tiempo, Jesús se marchó y se retiró al país de Tiro y Sidón.
Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: «Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo.» Él no le respondió nada.
Entonces los discípulos se le acercaron a decirle: «Atiéndela, que viene detrás gritando.»
Él les contestó: «Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel.»
Ella los alcanzó y se postró ante él, y le pidió: «Señor, socórreme.»
Él le contestó: «No está bien echar a los perros el pan de los hijos.»
Pero ella repuso: «Tienes razón, Señor; pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los amos.»
Jesús le respondió: «Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas.»
En aquel momento quedó curada su hija.

Palabra del Dios.
 


Pulse sobre el video para visualizarlo..
Enlace de la galería.





Index





Untitled Document



Síganos desde su móvil escaneando el código QR
Ahora puede acceder a nuestro sitio web, a través de nuestro código QR desde su smartphone o tablet.
[Mas detalles...]


INSTITUCIONAL


OBISPOS
• Obispos miembros
• Obispos eméritos
• Obispos fallecidos

COMISIONES EPISCOPALES
• Iglesia en diálogo con la sociedad
• Liturgía
• Pastoral Social
• Doctrina de la Fe y Ecumenismo

OTROS ORGANISMOS
• Obras Misionales Pontificias
• Centro Nacional Misionero
• Delegaciòn Nacional del Óbolo de San Pedro
• Comisión Católica Peruana de Migración
• Solidaridad Sacerdotal Santa Rosa
• Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos del Perú
• Consorcio de Centros Educativos Católicos
• Oficina Nacional de Catequesis Familiar

JURISDICCIONES

PRENSA
• Archivo documentario
• Galería de Videos
• Galería de Imágenes
• Novedades
• Especiales web

Jr. Estados Unidos 838 - Jesús María (Lima 11) - Perú
Central Telefónica: (511) 463-1010 / Fax: (511) 261-8572
Emails:
prensa@iglesiacatolica.org.pe / web@iglesiacatolica.org.pe
© 2017 Conferencia Episcopal Peruana
Todos los derechos reservados
Canal de Youtube Microblog Twitter Fan Page