::: Bienvenidos al sitio web de la Conferencia Episcopal Peruana

La Conferencia Episcopal Peruana, institución de carácter permanente, es la Asamblea de los Obispos del Perú que ejercen unidos algunas funciones pastorales respecto de los fieles de dicho país, para promover conforme a la norma del derecho el mayor bien que la Iglesia proporciona a los hombres, sobre todo mediante formas y modos de apostolado convenientemente acomodados a las peculiares circunstancias de tiempo y de lugar (cf. CIC can. 447).


La Iglesia Católica en el Perú está conformada por 45 jurisdicciones eclesiásticas, las cuales cubren una extensión territorial de 1.285.215,60 km².

En el ejercicio supremo, pleno e inmediato de su poder sobre toda la Iglesia, el Romano Pontífice se sirve de los dicasterios de la Curia Romana, que, en consecuencia, realizan su labor en su nombre y bajo su autoridad, para bien de las Iglesias y servicio de los sagrados pastores (CHRISTUS DOMINUS).

Notas de actualidad de la iglesia católica en el Perú y el mundo.



<<     Mayo 2017     >>
D
L
M
M
J
V
S
 
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
   







Sitio web de la Santa Sede del Vaticano
Sitio web del Consejo Episcopal Latinoamericano
Sitio web de  L'Osservatore Romano
Sitio web de Cáritas del Perú

::: La Palabra de Diós en la Iglesia Católica

....................F.F.F..Ciclo “A”

.. ..vvv.vvvvvvvv DOMINGO
vvvvvvvvv.vvvvvDE PASCUA

Domingo, 21 de mayo de 2017

Dos grandes temas en el itinerario del mundo creyente: por un lado, la caridad; y por otro, la asistencia del espíritu Santo. Jesús dice a sus discípulos que existe un modo de vencer el miedo, la separación y la muerte. ese modo es mediante el amor: “aquel que lo ame de verdad, cumplirá sus mandamientos”. Así ocurre con el hijo obediente que sabe guardar las reglas de su casa y no desagradar a sus padres. No lo hace porque les tenga miedo, sino porque los ama y los respeta y, por eso, obedece. Lo mismo ocurre con Jesús: él obedece al Padre porque lo ama. en la medida en que vivimos en el amor, nuestro testimonio como verdaderos “amigos” de Jesús, viviendo sus mandamientos, nos hace más creíbles y mejores personas.

La fe cristiana no consiste en un código de normas morales, sino en la adhesión a una persona: Cristo. Pero esta no es una adhesión cualquiera, sino que nace de un amor radical hacia él, de no querer otra cosa más que su voluntad. en el matrimonio, por ejemplo, al principio todo es amor, cada uno de los cónyuges desea agradar al otro. Sin embargo, a medida de que pasa el tiempo, hacer siempre la voluntad del otro cansa. Cuando seguimos a Jesús y hacemos el bien, a veces da la impresión de que nuestra sociedad respaldada más a la injusticia, la corrupción, la deshonestidad o la mentira que a los gestos de bondad.

Dentro de poco, el mundo ya no me verá”, estas palabras de Jesús deja en los discípulos la sensación del abandono total. No obstante, les promete que ellos sí lo

verán. Por eso, nos alerta que no estamos solos en esta tarea de hacer lo que nos pide, y nos promete el espíritu Santo. Hoy vemos su presencia cuando la comunidad creyente se reúne en su nombre, comparte lo que tiene, se alegra por un nuevo miembro, vive sus enseñanzas, asiste a los más débiles y se ama como él nos amó.

R.P. Fredy Peña Tobar, ssp
 
 
Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 8,5-8.14-17

En aquellos días, Felipe bajó a la ciudad de Samaría y les predicaba a Cristo. El gentío unánimemente escuchaba con atención lo que decía Felipe, porque habían oído hablar de los signos que hacía, y los estaban viendo: de muchos poseídos salían los espíritus inmundos lanzando gritos, y muchos paralíticos y lisiados se curaban. La ciudad se llenó de alegría. Cuando los apóstoles, que estaban en Jerusalén, se enteraron de que Samaría había recibido la palabra de Dios, enviaron a Pedro y a Juan; ellos bajaron hasta allí y oraron por ellos, para que recibieran el Espíritu Santo; pues aún no había bajado sobre ninguno; estaban solo bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo.

Palabra de Dios.
 
   
 

Sal 65,1-3a.4-5.6-7a.16.20
Aclamad al Señor, tierra entera.

Aclamad al Señor, tierra entera;
tocad en honor de su nombre,
cantad himnos a su gloria.
Decid a Dios: «¡Qué temibles son tus obras!».
Aclamad al Señor, tierra entera.

Que se postre ante ti la tierra entera,
que toquen en tu honor,
que toquen para tu nombre.
Venid a ver las obras de Dios,
sus temibles proezas en favor de los hombres.
Aclamad al Señor, tierra entera.

Transformó el mar en tierra firme,
a pie atravesaron el río.
Alegrémonos en él.
Con su poder gobierna eternamente.
Aclamad al Señor, tierra entera.

Los que teméis a Dios, venid a escuchar,
os contaré lo que ha hecho conmigo.
Bendito sea Dios, que no rechazó mi súplica
ni me retiró su favor.
Aclamad al Señor, tierra entera.

 
   
 

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 3,1.15-18

Hermanos:
Glorificad a Cristo el Señor en vuestros corazones, dispuestos siempre para dar explicación a todo el que os pida una razón de vuestra esperanza, pero con delicadeza y con respeto, teniendo buena conciencia, para que, cuando os calumnien, queden en ridículo los que atentan contra vuestra buena conducta en Cristo.
Pues es mejor sufrir haciendo el bien, si así lo quiere Dios, que sufrir haciendo el mal.
Porque también Cristo sufrió su pasión, de una vez para siempre, por los pecados, el justo por los injustos, para conduciros a Dios. Muerto en la carne pero vivificado en el Espíritu.

Palabra de Dios.

 
   
 
+ Lectura del santo evangelio según san Juan 14,15-21

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre que os dé otro Paráclito, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque. no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis, porque mora con vosotros y está en vosotros. No os dejaré huérfanos, volveré a vosotros. Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis y viviréis, porque yo sigo viviendo. Entonces sabréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí y yo en vosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ese me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo también lo amaré y me manifestaré a él».

Palabra del Dios.
 


Pulse sobre el video para visualizarlo..
Enlace de la galería.





Index





Untitled Document



Síganos desde su móvil escaneando el código QR
Ahora puede acceder a nuestro sitio web, a través de nuestro código QR desde su smartphone o tablet.
[Mas detalles...]


INSTITUCIONAL


OBISPOS
• Obispos miembros
• Obispos eméritos
• Obispos fallecidos

COMISIONES EPISCOPALES
• Iglesia en diálogo con la sociedad
• Liturgía
• Pastoral Social
• Doctrina de la Fe y Ecumenismo

OTROS ORGANISMOS
• Obras Misionales Pontificias
• Centro Nacional Misionero
• Delegaciòn Nacional del Óbolo de San Pedro
• Comisión Católica Peruana de Migración
• Solidaridad Sacerdotal Santa Rosa
• Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos del Perú
• Consorcio de Centros Educativos Católicos
• Oficina Nacional de Catequesis Familiar

JURISDICCIONES

PRENSA
• Archivo documentario
• Galería de Videos
• Galería de Imágenes
• Novedades
• Especiales web

Jr. Estados Unidos 838 - Jesús María (Lima 11) - Perú
Central Telefónica: (511) 463-1010 / Fax: (511) 261-8572
Emails:
prensa@iglesiacatolica.org.pe / web@iglesiacatolica.org.pe
© 2017 Conferencia Episcopal Peruana
Todos los derechos reservados
Canal de Youtube Microblog Twitter Fan Page