::: Bienvenidos al sitio web de la Conferencia Episcopal Peruana

La Conferencia Episcopal Peruana, institución de carácter permanente, es la Asamblea de los Obispos del Perú que ejercen unidos algunas funciones pastorales respecto de los fieles de dicho país, para promover conforme a la norma del derecho el mayor bien que la Iglesia proporciona a los hombres, sobre todo mediante formas y modos de apostolado convenientemente acomodados a las peculiares circunstancias de tiempo y de lugar (cf. CIC can. 447).


La Iglesia Católica en el Perú está conformada por 45 jurisdicciones eclesiásticas, las cuales cubren una extensión territorial de 1.285.215,60 km².

En el ejercicio supremo, pleno e inmediato de su poder sobre toda la Iglesia, el Romano Pontífice se sirve de los dicasterios de la Curia Romana, que, en consecuencia, realizan su labor en su nombre y bajo su autoridad, para bien de las Iglesias y servicio de los sagrados pastores (CHRISTUS DOMINUS).

Notas de actualidad de la iglesia católica en el Perú y el mundo.



<<     Marzo 2017     >>
D
L
M
M
J
V
S
   
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
 

Especial del mes

Cuaresma 2017






Sitio web de la Santa Sede del Vaticano
Sitio web del Consejo Episcopal Latinoamericano
Sitio web de  L'Osservatore Romano
Sitio web de Cáritas del Perú

::: La Palabra de Diós en la Iglesia Católica

....................F.F.F..Ciclo “A”

.. .. vvvvvvvvvvv DOMINGO 4º
.. .vvvvv...vvvvvDE CUARESMA

Domingo, 26 de marzo de 2017

Es sábado. Jesús ve a un ciego que mendiga. Se conmueve, hace barro con su saliva, se lo pone sobre los ojos apagados y lo envía a lavarse a la piscina de Siloé, que significa “enviado”. Inmediatamente, se le abrieron los ojos y una dulce luz iluminó su vida.

El milagro es una caricia de luz que le abre paso a la libertad; ya no necesita apoya rse en las paredes, pedir la guía de otra persona, no depende de su bastón, pierde muchos temores, se siente más fuerte e independiente, puede levantar la cabeza y pensar en su futuro. Es libre.

La luz le devuelve la alegría porque puede gozar contemplando el rostro de las personas queridas que se alegran por su curación, la belleza, los colores y las flores. La luz le infunde alegría a las cosas que vemos, así como la fe nos da una nueva visión de las cosas si en nosotros tenemos la luz del Señor.

Los fariseos, que conocen de memoria la ley y se adueñan de la interpretación, no se alegran con el ciego, ya que piensan que es más importante observar el sábado que sanar a un hombre, más importante la ley que la felicidad de una persona. Adoran a un Dios de reglas y por eso no saben leer el corazón de las personas y el amor de Dios.

Colocan a Dios contra el hombre, no hay piedad para el pecador ni posibilidad de rescate para quien se siente agobiado por una falta o una enfermedad. Jesús predica y demuestra que el reino de Dios que anuncia no sigue esa ley. Es más, dice que trabaja, y que Dios trabaja siempre, también los sábados.

La boca de los fariseos pronuncia muchas veces la palabra pecado, también la de los discípulos… Buscan culpables para explicar la ceguera, pero no la sanación del ciego. Jesús perdona el pecado y sana.

El ciego que ahora ve, nos representa a todos. Dios nos llama a ser luz en este mundo.

 
 
Lectura del primer libro de Samuel 16,1b.6-7.10-13a

En aquellos días, el Señor dijo a Samuel: «Llena la cuerna de aceite y vete, por encargo mío, a Jesé, el de Belén, porque entre sus hijos me he elegido un rey.»
Cuando llegó, vio a Eliab y pensó: «Seguro, el Señor tiene delante a su ungido.»
Pero el Señor le dijo: «No te fijes en las apariencias ni en su buena estatura. Lo rechazo. Porque Dios no ve como los hombres, que ven la apariencia; el Señor ve el corazón.»
Jesé hizo pasar a siete hijos suyos ante Samuel; y Samuel le dijo: «Tampoco a éstos los ha elegido el Señor.»
Luego preguntó a Jesé: «¿Se acabaron los muchachos?»
Jesé respondió: «Queda el pequeño, que precisamente está cuidando las ovejas.»
Samuel dijo: «Manda por él, que no nos sentaremos a la mesa mientras no llegue.»
Jesé mandó a por él y lo hizo entrar: era de buen color, de hermosos ojos y buen tipo.
Entonces el Señor dijo a Samuel: «Anda, úngelo, porque es éste.»
Samuel tomó la cuerna de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. En aquel momento, invadió a David el espíritu del Señor, y estuvo con él en adelante.

Palabra de Dios.
 
   
 

Sal 22,1-3a.3b-4.5.6
El Señor es mi pastor, nada me falta


El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar,
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas.
El Señor es mi pastor, nada me falta

Me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan.
El Señor es mi pastor, nada me falta

Preparas una mesa ante mí,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa.
El Señor es mi pastor, nada me falta

Tu bondad y tu misericordia
me acompañan todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término,
El Señor es mi pastor, nada me falta

 
   
 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 5,8-14

Hermanos:
En otro tiempo erais tinieblas, ahora sois luz en el Señor. Caminad como hijos de la luz –toda bondad, justicia y verdad son fruto de la luz–, buscando lo que agrada al Señor, sin tomar parte en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien denunciadlas. Pues hasta da vergüenza mencionar las cosas que ellos hacen a escondidas. Pero la luz, denunciándolas, las pone al descubierto, y todo lo descubierto es luz. Por eso dice: «Despierta, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y Cristo será tu luz.»

Palabra de Dios.

 
   
 
+ Lectura del santo evangelio según san Juan 9,1.6-9.13-17.34-38

En aquel tiempo, al pasar Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento. Y escupió en tierra, hizo barro con la saliva, se lo untó en los ojos al ciego y le dijo: «Ve a lavarte a la piscina de Siloé (que significa Enviado).»
Él fue, se lavó, y volvió con vista. Y los vecinos y los que antes solían verlo pedir limosna preguntaban: «¿No es ése el que se sentaba a pedir?»
Unos decían: «El mismo.»
Otros decían: «No es él, pero se le parece.»
Él respondía: «Soy yo.»
Llevaron ante los fariseos al que había sido ciego. Era sábado el día que Jesús hizo barro y le abrió los ojos. También los fariseos le preguntaban cómo había adquirido la vista.
Él les contestó: «Me puso barro en los ojos, me lavé, y veo.»
Algunos de los fariseos comentaban: «Este hombre no viene de Dios, porque no guarda el sábado.»
Otros replicaban: «¿Cómo puede un pecador hacer semejantes signos?»
Y estaban divididos. Y volvieron a preguntarle al ciego: «Y tú, ¿qué dices del que te ha abierto los ojos?»
Él contestó: «Que es un profeta.»
Le replicaron: «Empecatado naciste tú de pies a cabeza, ¿y nos vas a dar lecciones a nosotros?»
Y lo expulsaron.
Oyó Jesús que lo habían expulsado, lo encontró y le dijo: «¿Crees tú en el Hijo del hombre?»
Él contestó: «¿Y quién es, Señor, para que crea en él?»
Jesús le dijo: «Lo estás viendo: el que te está hablando, ése es.»
Él dijo: «Creo, Señor.» Y se postró ante él.

Palabra del Dios.
 

 





Index





Untitled Document



Síganos desde su móvil escaneando el código QR
Ahora puede acceder a nuestro sitio web, a través de nuestro código QR desde su smartphone o tablet.
[Mas detalles...]


INSTITUCIONAL


OBISPOS
• Obispos miembros
• Obispos eméritos
• Obispos fallecidos

COMISIONES EPISCOPALES
• Iglesia en diálogo con la sociedad
• Liturgía
• Pastoral Social
• Doctrina de la Fe y Ecumenismo

OTROS ORGANISMOS
• Obras Misionales Pontificias
• Centro Nacional Misionero
• Delegaciòn Nacional del Óbolo de San Pedro
• Comisión Católica Peruana de Migración
• Solidaridad Sacerdotal Santa Rosa
• Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos del Perú
• Consorcio de Centros Educativos Católicos
• Oficina Nacional de Catequesis Familiar

JURISDICCIONES

PRENSA
• Archivo documentario
• Galería de Videos
• Galería de Imágenes
• Novedades
• Especiales web

Jr. Estados Unidos 838 - Jesús María (Lima 11) - Perú
Central Telefónica: (511) 463-1010 / Fax: (511) 261-8572
Emails:
prensa@iglesiacatolica.org.pe / web@iglesiacatolica.org.pe
© 2017 Conferencia Episcopal Peruana
Todos los derechos reservados
Canal de Youtube Microblog Twitter Fan Page