30 de enero de 2015 Informativo Nº 840
Estamos en Twitter... Estamos en Facebook... Estamos en Youtube

 

0De la Santa Sede

“FORTALEZCAN SUS CORAZONES”: MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA CUARESMA 2015

Queridos hermanos y hermanas:

La Cuaresma es un tiempo de renovación para la Iglesia, para las comunidades y para cada creyente. Pero sobre todo es un «tiempo de gracia» (2 Co 6,2). Dios no nos pide nada que no nos haya dado antes: «Nosotros amemos a Dios porque él nos amó primero» (1 Jn 4,19). Él no es indiferente a nosotros. Está interesado en cada uno de nosotros, nos conoce por nuestro nombre, nos cuida y nos busca cuando lo dejamos. Cada uno de nosotros le interesa; su amor le impide ser indiferente a lo que nos sucede. Pero ocurre que cuando estamos bien y nos sentimos a gusto, nos olvidamos de los demás (algo que Dios Padre no hace jamás), no nos interesan sus problemas, ni sus sufrimientos, ni las injusticias que padecen… Entonces nuestro corazón cae en la indiferencia: yo estoy relativamente bien y a gusto, y me olvido de quienes no están bien. Esta actitud egoísta, de indiferencia, ha alcanzado hoy una dimensión mundial, hasta tal punto que podemos hablar de una globalización de la indiferencia. Se trata de un malestar que tenemos que afrontar como cristianos.

Cuando el pueblo de Dios se convierte a su amor, encuentra las respuestas a las preguntas que la historia le plantea continuamente. Uno de los desafíos más urgentes sobre los que quiero detenerme en este Mensaje es el de la globalización de la indiferencia.

La indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios es una tentación real también para los cristianos. Por eso, necesitamos oír en cada Cuaresma el grito de los profetas que levantan su voz y nos despiertan.

Dios no es indiferente al mundo, sino que lo ama hasta el punto de dar a su Hijo por la salvación de cada hombre. En la encarnación, en la vida terrena, en la muerte y resurrección del Hijo de Dios, se abre definitivamente la puerta entre Dios y el hombre, entre el cielo y la tierra. Y la Iglesia es como la mano que tiene abierta esta puerta mediante la proclamación de la Palabra, la celebración de los sacramentos, el testimonio de la fe que actúa por la caridad (cf. Ga 5,6). Sin embargo, el mundo tiende a cerrarse en sí mismo y a cerrar la puerta a través de la cual Dios entra en el mundo y el mundo en Él. Así, la mano, que es la Iglesia, nunca debe sorprenderse si es rechazada, aplastada o herida.

El pueblo de Dios, por tanto, tiene necesidad de renovación, para no ser indiferente y para no cerrarse en sí mismo. Querría proponerles tres pasajes para meditar acerca de esta renovación.

1. «Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26) – La Iglesia

La caridad de Dios que rompe esa cerrazón mortal en sí mismos de la indiferencia, nos la ofrece la Iglesia con sus enseñanzas y, sobre todo, con su testimonio. Sin embargo, sólo se puede testimoniar lo que antes se ha experimentado. El cristiano es aquel que permite que Dios lo revista de su bondad y misericordia, que lo revista de Cristo, para llegar a ser como Él, siervo de Dios y de los hombres. Nos lo recuerda la liturgia del Jueves Santo con el rito del lavatorio de los pies. Pedro no quería que Jesús le lavase los pies, pero después entendió que Jesús no quería ser sólo un ejemplo de cómo debemos lavarnos los pies unos a otros. Este servicio sólo lo puede hacer quien antes se ha dejado lavar los pies por Cristo. Sólo éstos tienen “parte” con Él (Jn 13,8) y así pueden servir al hombre.

La Cuaresma es un tiempo propicio para dejarnos servir por Cristo y así llegar a ser como Él. Esto sucede cuando escuchamos la Palabra de Dios y cuando recibimos los sacramentos, en particular la Eucaristía. En ella nos convertimos en lo que recibimos: el cuerpo de Cristo. En él no hay lugar para la indiferencia, que tan a menudo parece tener tanto poder en nuestros corazones. Quien es de Cristo pertenece a un solo cuerpo y en Él no se es indiferente hacia los demás. «Si un miembro sufre, todos sufren con él; y si un miembro es honrado, todos se alegran con él» (1 Co 12,26).

La Iglesia es communio sanctorum porque en ella participan los santos, pero a su vez porque es comunión de cosas santas: el amor de Dios que se nos reveló en Cristo y todos sus dones. Entre éstos está también la respuesta de cuantos se dejan tocar por ese amor. En esta comunión de los santos y en esta participación en las cosas santas, nadie posee sólo para sí mismo, sino que lo que tiene es para todos. Y puesto que estamos unidos en Dios, podemos hacer algo también por quienes están lejos, por aquellos a quienes nunca podríamos llegar sólo con nuestras fuerzas, porque con ellos y por ellos rezamos a Dios para que todos nos abramos a su obra de salvación.

2. «¿Dónde está tu hermano?» (Gn 4,9) – Las parroquias y las comunidades

Lo que hemos dicho para la Iglesia universal es necesario traducirlo en la vida de las parroquias y comunidades. En estas realidades eclesiales ¿se tiene la experiencia de que formamos parte de un solo cuerpo? ¿Un cuerpo que recibe y comparte lo que Dios quiere donar? ¿Un cuerpo que conoce a sus miembros más débiles, pobres y pequeños, y se hace cargo de ellos? ¿O nos refugiamos en un amor universal que se compromete con los que están lejos en el mundo, pero olvida al Lázaro sentado delante de su propia puerta cerrada? (cf. Lc 16,19-31).

Para recibir y hacer fructificar plenamente lo que Dios nos da es preciso superar los confines de la Iglesia visible en dos direcciones.

En primer lugar, uniéndonos a la Iglesia del cielo en la oración. Cuando la Iglesia terrenal ora, se instaura una comunión de servicio y de bien mutuos que llega ante Dios. Junto con los santos, que encontraron su plenitud en Dios, formamos parte de la comunión en la cual el amor vence la indiferencia. La Iglesia del cielo no es triunfante porque ha dado la espalda a los sufrimientos del mundo y goza en solitario. Los santos ya contemplan y gozan, gracias a que, con la muerte y la resurrección de Jesús, vencieron definitivamente la indiferencia, la dureza de corazón y el odio. Hasta que esta victoria del amor no inunde todo el mundo, los santos caminan con nosotros, todavía peregrinos. Santa Teresa de Lisieux, doctora de la Iglesia, escribía convencida de que la alegría en el cielo por la victoria del amor crucificado no es plena mientras haya un solo hombre en la tierra que sufra y gima: «Cuento mucho con no permanecer inactiva en el cielo, mi deseo es seguir trabajando para la Iglesia y para las almas» (Carta 254,14 julio 1897).

También nosotros participamos de los méritos y de la alegría de los santos, así como ellos participan de nuestra lucha y nuestro deseo de paz y reconciliación. Su alegría por la victoria de Cristo resucitado es para nosotros motivo de fuerza para superar tantas formas de indiferencia y de dureza de corazón.

Por otra parte, toda comunidad cristiana está llamada a cruzar el umbral que la pone en relación con la sociedad que la rodea, con los pobres y los alejados. La Iglesia por naturaleza es misionera, no debe quedarse replegada en sí misma, sino que es enviada a todos los hombres.

Esta misión es el testimonio paciente de Aquel que quiere llevar toda la realidad y cada hombre al Padre. La misión es lo que el amor no puede callar. La Iglesia sigue a Jesucristo por el camino que la lleva a cada hombre, hasta los confines de la tierra (cf. Hch 1,8). Así podemos ver en nuestro prójimo al hermano y a la hermana por quienes Cristo murió y resucitó. Lo que hemos recibido, lo hemos recibido también para ellos. E, igualmente, lo que estos hermanos poseen es un don para la Iglesia y para toda la humanidad.

Queridos hermanos y hermanas, cuánto deseo que los lugares en los que se manifiesta la Iglesia, en particular nuestras parroquias y nuestras comunidades, lleguen a ser islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia.

3. «Fortalezcan sus corazones» (St 5,8) – La persona creyente

También como individuos tenemos la tentación de la indiferencia. Estamos saturados de noticias e imágenes tremendas que nos narran el sufrimiento humano y, al mismo tiempo, sentimos toda nuestra incapacidad para intervenir. ¿Qué podemos hacer para no dejarnos absorber por esta espiral de horror y de impotencia?

En primer lugar, podemos orar en la comunión de la Iglesia terrenal y celestial. No olvidemos la fuerza de la oración de tantas personas. La iniciativa 24 horas para el Señor, que deseo que se celebre en toda la Iglesia —también a nivel diocesano—, en los días 13 y 14 de marzo, es expresión de esta necesidad de la oración.

En segundo lugar, podemos ayudar con gestos de caridad, llegando tanto a las personas cercanas como a las lejanas, gracias a los numerosos organismos de caridad de la Iglesia. La Cuaresma es un tiempo propicio para mostrar interés por el otro, con un signo concreto, aunque sea pequeño, de nuestra participación en la misma humanidad.

Y, en tercer lugar, el sufrimiento del otro constituye un llamado a la conversión, porque la necesidad del hermano me recuerda la fragilidad de mi vida, mi dependencia de Dios y de los hermanos. Si pedimos humildemente la gracia de Dios y aceptamos los límites de nuestras posibilidades, confiaremos en las infinitas posibilidades que nos reserva el amor de Dios. Y podremos resistir a la tentación diabólica que nos hace creer que nosotros solos podemos salvar al mundo y a nosotros mismos.

Para superar la indiferencia y nuestras pretensiones de omnipotencia, quiero pedir a todos que este tiempo de Cuaresma se viva como un camino de formación del corazón, como dijo Benedicto XVI (Ct. enc. Deus caritas est, 31). Tener un corazón misericordioso no significa tener un corazón débil. Quien desea ser misericordioso necesita un corazón fuerte, firme, cerrado al tentador, pero abierto a Dios. Un corazón que se deje impregnar por el Espíritu y guiar por los caminos del amor que nos llevan a los hermanos y hermanas. En definitiva, un corazón pobre, que conoce sus propias pobrezas y lo da todo por el otro.

Por esto, queridos hermanos y hermanas, deseo orar con ustedes a Cristo en esta Cuaresma: “Fac cor nostrum secundum Cor tuum”: “Haz nuestro corazón semejante al tuyo” (Súplica de las Letanías al Sagrado Corazón de Jesús). De ese modo tendremos un corazón fuerte y misericordioso, vigilante y generoso, que no se deje encerrar en sí mismo y no caiga en el vértigo de la globalización de la indiferencia.

Con este deseo, aseguro mi oración para que todo creyente y toda comunidad eclesial recorra provechosamente el itinerario cuaresmal, y les pido que recen por mí. Que el Señor los bendiga y la Virgen los guarde.

Vaticano, 4 de octubre de 2014

Fiesta de San Francisco de Asís

Francisco

Retorno a los titulares de prensa

MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA XLIX JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES

Comunicar la familia: ambiente privilegiado del encuentro en la gratuidad del amor

El tema de la familia está en el centro de una profunda reflexión eclesial y de un proceso sinodal que prevé dos sínodos, uno extraordinario –apenas celebrado– y otro ordinario, convocado para el próximo mes de octubre. En este contexto, he considerado oportuno que el tema de la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales tuviera como punto de referencia la familia. En efecto, la familia es el primer lugar donde aprendemos a comunicar. Volver a este momento originario nos puede ayudar, tanto a comunicar de modo más auténtico y humano, como a observar la familia desde un nuevo punto de vista.

Podemos dejarnos inspirar por el episodio evangélico de la visita de María a Isabel (cf. Lc 1,39-56). «En cuanto Isabel oyó el saludo de María, la criatura saltó en su vientre, e Isabel, llena del Espíritu Santo, exclamó a voz en grito: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!”» (vv. 41-42).

Este episodio nos muestra ante todo la comunicación como un diálogo que se entrelaza con el lenguaje del cuerpo. En efecto, la primera respuesta al saludo de María la da el niño saltando gozosamente en el vientre de Isabel. Exultar por la alegría del encuentro es, en cierto sentido, el arquetipo y el símbolo de cualquier otra comunicación que aprendemos incluso antes de venir al mundo. El seno materno que nos acoge es la primera «escuela» de comunicación, hecha de escucha y de contacto corpóreo, donde comenzamos a familiarizarnos con el mundo externo en un ambiente protegido y con el sonido tranquilizador del palpitar del corazón de la mamá. Este encuentro entre dos seres a la vez tan íntimos, aunque todavía tan extraños uno de otro, es un encuentro lleno de promesas, es nuestra primera experiencia de comunicación. Y es una experiencia que nos acomuna a todos, porque todos nosotros hemos nacido de una madre.

Después de llegar al mundo, permanecemos en un «seno», que es la familia. Un seno hecho de personas diversas en relación; la familia es el «lugar donde se aprende a convivir en la diferencia» (Exhortación Apostólica Evangelii gaudium, 66): diferencias de géneros y de generaciones, que comunican antes que nada porque se acogen mutuamente, porque entre ellos existe un vínculo. Y cuanto más amplio es el abanico de estas relaciones y más diversas son las edades, más rico es nuestro ambiente de vida. Es el vínculo el que fundamenta la palabra, que a su vez fortalece el vínculo. Nosotros no inventamos las palabras: las podemos usar porque las hemos recibido. En la familia se aprende a hablar la lengua materna, es decir, la lengua de nuestros antepasados (cf. 2 M 7,25.27). En la familia se percibe que otros nos han precedido, y nos han puesto en condiciones de existir y de poder, también nosotros, generar vida y hacer algo bueno y hermoso. Podemos dar porque hemos recibido, y este círculo virtuoso está en el corazón de la capacidad de la familia de comunicarse y de comunicar; y, más en general, es el paradigma de toda comunicación.

 

La experiencia del vínculo que nos «precede» hace que la familia sea también el contexto en el que se transmite esa forma fundamental de comunicación que es la oración. Cuando la mamá y el papá acuestan para dormir a sus niños recién nacidos, a menudo los confían a Dios para que vele por ellos; y cuando los niños son un poco más mayores, recitan junto a ellos oraciones simples, recordando con afecto a otras personas: a los abuelos y otros familiares, a los enfermos y los que sufren, a todos aquellos que más necesitan de la ayuda de Dios. Así, la mayor parte de nosotros ha aprendido en la familia la dimensión religiosa de la comunicación, que en el cristianismo está impregnada de amor, el amor de Dios que se nos da y que nosotros ofrecemos a los demás.

Lo que nos hace entender en la familia lo que es verdaderamente la comunicación como descubrimiento y construcción de proximidad es la capacidad de abrazarse, sostenerse, acompañarse, descifrar las miradas y los silencios, reír y llorar juntos, entre personas que no se han elegido y que, sin embargo, son tan importantes las unas para las otras. Reducir las distancias, saliendo los unos al encuentro de los otros y acogiéndose, es motivo de gratitud y alegría: del saludo de María y del salto del niño brota la bendición de Isabel, a la que sigue el bellísimo canto del Magnificat, en el que María alaba el plan de amor de Dios sobre ella y su pueblo. De un «sí» pronunciado con fe, surgen consecuencias que van mucho más allá de nosotros mismos y se expanden por el mundo. «Visitar» comporta abrir las puertas, no encerrarse en uno mismo, salir, ir hacia el otro. También la familia está viva si respira abriéndose más allá de sí misma, y las familias que hacen esto pueden comunicar su mensaje de vida y de comunión, pueden dar consuelo y esperanza a las familias más heridas, y hacer crecer la Iglesia misma, que es familia de familias.

La familia es, más que ningún otro, el lugar en el que, viviendo juntos la cotidianidad, se experimentan los límites propios y ajenos, los pequeños y grandes problemas de la convivencia, del ponerse de acuerdo. No existe la familia perfecta, pero no hay que tener miedo a la imperfección, a la fragilidad, ni siquiera a los conflictos; hay que aprender a afrontarlos de manera constructiva. Por eso, la familia en la que, con los propios límites y pecados, todos se quieren, se convierte en una escuela de perdón. El perdón es una dinámica de comunicación: una comunicación que se desgasta, se rompe y que, mediante el arrepentimiento expresado y acogido, se puede reanudar y acrecentar. Un niño que aprende en la familia a escuchar a los demás, a hablar de modo respetuoso, expresando su propio punto de vista sin negar el de los demás, será un constructor de diálogo y reconciliación en la sociedad.

A propósito de límites y comunicación, tienen mucho que enseñarnos las familias con hijos afectados por una o más discapacidades. El déficit en el movimiento, los sentidos o el intelecto supone siempre una tentación de encerrarse; pero puede convertirse, gracias al amor de los padres, de los hermanos y de otras personas amigas, en un estímulo para abrirse, compartir, comunicar de modo inclusivo; y puede ayudar a la escuela, la parroquia, las asociaciones, a que sean más acogedoras con todos, a que no excluyan a nadie.

Además, en un mundo donde tan a menudo se maldice, se habla mal, se siembra cizaña, se contamina nuestro ambiente humano con las habladurías, la familia puede ser una escuela de comunicación como bendición. Y esto también allí donde parece que prevalece inevitablemente el odio y la violencia, cuando las familias están separadas entre ellas por muros de piedra o por los muros no menos impenetrables del prejuicio y del resentimiento, cuando parece que hay buenas razones para decir «ahora basta»; el único modo para romper la espiral del mal, para testimoniar que el bien es siempre posible, para educar a los hijos en la fraternidad, es en realidad bendecir en lugar de maldecir, visitar en vez de rechazar, acoger en lugar de combatir.

Hoy, los medios de comunicación más modernos, que son irrenunciables sobre todo para los más jóvenes, pueden tanto obstaculizar como ayudar a la comunicación en la familia y entre familias. La pueden obstaculizar si se convierten en un modo de sustraerse a la escucha, de aislarse de la presencia de los otros, de saturar cualquier momento de silencio y de espera, olvidando que «el silencio es parte integrante de la comunicación y sin él no existen palabras con densidad de contenido» (Benedicto XVI, Mensaje para la XLVI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 24 enero 2012). La pueden favorecer si ayudan a contar y compartir, a permanecer en contacto con quienes están lejos, a agradecer y a pedir perdón, a hacer posible una y otra vez el encuentro. Redescubriendo cotidianamente este centro vital que es el encuentro, este «inicio vivo», sabremos orientar nuestra relación con las tecnologías, en lugar de ser guiados por ellas. También en este campo, los padres son los primeros educadores. Pero no hay que dejarlos solos; la comunidad cristiana está llamada a ayudarles para vivir en el mundo de la comunicación según los criterios de la dignidad de la persona humana y del bien común.

El desafío que hoy se nos propone es, por tanto, volver a aprender a narrar, no simplemente a producir y consumir información. Esta es la dirección hacia la que nos empujan los potentes y valiosos medios de la comunicación contemporánea. La información es importante pero no basta, porque a menudo simplifica, contrapone las diferencias y las visiones distintas, invitando a ponerse de una u otra parte, en lugar de favorecer una visión de conjunto.

La familia, en conclusión, no es un campo en el que se comunican opiniones, o un terreno en el que se combaten batallas ideológicas, sino un ambiente en el que se aprende a comunicar en la proximidad y un sujeto que comunica, una «comunidad comunicante». Una comunidad que sabe acompañar, festejar y fructificar. En este sentido, es posible restablecer una mirada capaz de reconocer que la familia sigue siendo un gran recurso, y no sólo un problema o una institución en crisis. Los medios de comunicación tienden en ocasiones a presentar la familia como si fuera un modelo abstracto que hay que defender o atacar, en lugar de una realidad concreta que se ha de vivir; o como si fuera una ideología de uno contra la de algún otro, en lugar del espacio donde todos aprendemos lo que significa comunicar en el amor recibido y entregado. Narrar significa más bien comprender que nuestras vidas están entrelazadas en una trama unitaria, que las voces son múltiples y que cada una es insustituible.

La familia más hermosa, protagonista y no problema, es la que sabe comunicar, partiendo del testimonio, la belleza y la riqueza de la relación entre hombre y mujer, y entre padres e hijos. No luchamos para defender el pasado, sino que trabajamos con paciencia y confianza, en todos los ambientes en que vivimos cotidianamente, para construir el futuro.

Vaticano, 23 de enero de 2015

Vigilia de la fiesta de San Francisco de Sales

Francisco

Retorno a los titulares de prensa

EL PAPA FRANCISCO REFLEXIONÓ SOBRE LA RESPONSABILIDAD DEL PADRE EN LA FAMILIA

Retomando el tema de la Familia, el Papa Francisco dedicó la catequesis de la audiencia general del miércoles a la figura del padre. “Una palabra más que ninguna otra significativa para nosotros, los cristianos, porque es el nombre con el cual Jesús nos enseñó a llamar a Dios”, dijo el Santo Padre a los miles de fieles reunidos en el Aula Pablo VI.

Dijo que “Padre” es una palabra universal, conocida por todos. Indica una relación fundamental cuya realidad es tan antigua como la historia del hombre. Sin embargo, en nuestros días, se ha llegado a hablar de una sociedad sin padres. En otros términos, en particular en la cultura occidental, la figura del padre, simbólicamente, estaría ausente, como desvanecida.

“En un primer momento este dato se percibió como una liberación, liberación del padre-patrón, del padre como representante de la ley que se impone desde fuera, del padre como censor de la felicidad de los hijos y como obstáculo a la emancipación y autonomía de los jóvenes. En efecto en el pasado en algunas casas reinaba el autoritarismo, en algunos casos incluso la vejación: padres que trataban a sus hijos como si fueran sus siervos, sin respetar las exigencias personales de su crecimiento; padres que no les ayudaban a emprender su camino con libertad, a asumir sus responsabilidades para construir su futuro y el de la sociedad”, dijo el Papa.

Ante esto, el Santo Padre dice que el problema de nuestros días ya no es tanto la presencia invasora de los padres, sino su ausencia. “Los padres están tan concentrados a veces sobre sí mismos, sobre su trabajo y su realización individual que se olvidan hasta de la familia. Y dejan solos a los niños y a los jóvenes”.

“El sentimiento de orfandad que viven hoy muchos jóvenes es más profundo de lo que pensamos. Se sienten huérfanos en la familia porque a menudo los papás están ausentes, incluso físicamente, de casa, pero sobre todo porque cuando están en ella no se portan como padres, no hablan con sus hijos. (…)Algunas veces parece que los padres no sepan muy bien cuál es su sitio en la familia y cómo educar a sus hijos. Y, entonces, ante la duda, se abstienen, se retiran y descuidan su responsabilidad”, dijo.

Por ello, el Papa dijo que nos hará bien a todos, padres e hijos, volver a escuchar la promesa que Jesús hizo a sus discípulos: “No os dejaré huérfanos”. “El es, efectivamente, el camino que recorrer, el Maestro que escuchar, la esperanza de que el mundo puede cambiar, de que el amor vence al odio, de que puede haber un futuro de fraternidad y esperanza para todos”.

Retorno a los titulares de prensa

LAS CELEBRACIONES QUE PRESIDIRÁ EL PAPA FRANCISCO DURANTE LOS MESES DE FEBRERO Y ABRIL

La Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice ha hecho público el calendario de las celebraciones que presidirá el Papa Francisco durante los meses de febrero y abril.

Así, el Papa iniciará febrero presidiendo la Fiesta de la Presentación del Señor y la XIX Jornada Mundial de la Vida Consagrada, el lunes 2, a las 17:30 horas, en la Basílica Vaticana. Luego, el domingo 8 hará una visita pastoral a la parroquia romana San Miguel Arcángel en Pietralata.

El sábado 14 de febrero, a las 11:00 horas, en la Basílica Vaticana, presidirá el Consistorio Ordinario público para la creación de nuevos cardenales y para algunas causas de Canonización. El domingo 15, a las 10:00 horas, en la basílica de San Pedro, Capilla Papal, presidirá la Santa Misa junto a los nuevos cardenales.

El miércoles 18 de febrero, en la basílica de San Anselmo, presidirá la Misa de Miércoles de Ceniza, a las 17:00 horas en la Basílica de Santa Sabina, con la bendición e imposición de la ceniza. En tanto, el domingo 22, en Ariccia (Italia) participará en el inicio de los ejercicios espirituales para la Curia romana, el cual culminará el viernes 27.

En marzo, el domingo 8, realizará una visita pastoral a la parroquia romana Santa María Madre del Redentor. El viernes 13, en la basílica Vaticana, a las 17:00 horas, presidirá la Liturgia Penitencial. Luego, el sábado 21 de marzo, visitará la parroquia de Nápoles – Pompeya, y finalmente el domingo 29, presidirá la celebración de Domingo de Ramos y de la Pasión del Señor, a las 9:30 horas, en la Plaza de San Pedro, con la bendición de los ramos, procesión y Santa Misa.

Para abril, el día 2, Jueves Santo, el Papa presidirá en la Basílica Vaticana, a las 9:30 horas, la Santa Misa Crismal. El día 3, Viernes Santo, a las 17:00 horas, en la Basílica Vaticana, celebrará la Pasión del Señor y posteriormente el Vía Crucis.

El 4 de abril, Sábado Santo, a las 20:30 horas, el Papa Francisco participará en la Vigilia Pascual en la Noche Santa en la basílica de San Pedro. En tanto, el 5 de abril, Domingo de Pascua, celebrará la Santa Misa en la Plaza de San Pedro, a las 10:15 y luego dará la bendición “Urbi et Orbi”. Finalmente, el 12 de abril, Segundo Domingo de Pascua (o de la Misericordia), el Papa celebrará una Santa Misa para los fieles de rito armenio, en la Basílica Vaticana.

Retorno a los titulares de prensa

0De las Jurisdicciones Eclesiásticas

ESTE DOMINGO 1 DE FEBRERO SERÁ LA TOMA DE POSESIÓN DE MONSEÑOR JOSÉ TRAVIESO, COMO NUEVO OBISPO VICARIO APOSTÓLICO DE SAN JOSÉ DEL AMAZONAS

Con gran alegría, los fieles del Vicariato Apostólico de San José del Amazonas se preparan para la llegada de Monseñor José Javier Travieso Martín, CMF., quien tomará posesión de su cargo como nuevo Obispo Vicario Apostólico.

La ceremonia se celebrará este domingo 1 de febrero en el Coliseo de Indiana y será presidida por el Nuncio Apostólico en el Perú, Monseñor James Patrick Green, y concelebrada por varios Obispos del Perú, encabezados por Monseñor Salvador Piñeiro, Arzobispo de Ayacucho y Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana.

La celebración de iniciará a las 7:00 de la mañana, con la salida de toda la delegación de participantes de la ciudad de Iquitos rumbo a la localidad de Indiana. Luego, a las 9:30 a.m., los Obispos recibirán en saludo de la Municipalidad de Indiana. Después se dirigirán en procesión desde la sede del Vicariato al Coliseo de Indiana, acompañados por un grupo de danza indígena.

La Eucaristía se oficiará a las 10:30 de la mañana. Al final de la Santa Misa, los participantes disfrutarán de un compartir y de un espectáculo cultural amazónico, con lo cual concluirá la ceremonia.

Cabe recordar que a finales de 2014, el Papa Francisco nombró a Monseñor José Javier Travieso Martín, como nuevo Obispo Vicario Apostólico de San José del Amazonas, quien hasta entonces se desempeñaba como Obispo Auxiliar de Trujillo.

Monseñor José Travieso, nació en Don Benito, Badajoz (España), el 5 de febrero de 1952. Siguió sus estudios en la escuela secundaria Claretiana de la provincia de Badajoz. El 15 de agosto de 1968 hizo su profesión de votos religiosos en la Congregación de los Padres Claretianos y fue ordenado sacerdote el 26 de junio de 1976.

Como sacerdote fue asistente en la parroquia Nuestra Señora del Pilar (Santa Cruz de Tenerife, España); colaboró como capellán en varias escuelas (1976-1977); fue responsable pastoral de Colegio de Don Benito y profesor de religión (1977-1983) y promotor vocacional (1983-1984).

También destacó como profesor y director de estudios en el Instituto de Estudios Teológicos Juan XXIII. En 2008 fue destinado a la Comunidad Claretiana de Trujillo desenvolviéndose como asesor espiritual del Colegio Claretiano y enseñando cursos de teología en el Seminario Mayor “San Carlos y San Marcelo” y en la Universidad Católica de Trujillo.

En 2009 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Trujillo. Actualmente, también desempeña el cargo de Presidente de la Comisión Episcopal de Cultura y Educación de la Conferencia Episcopal Peruana.

Retorno a los titulares de prensa

CUSCO SE PREPARA A CELEBRAR LOS 30 AÑOS DE LA VISITA DEL PAPA JUAN PABLO II Y LA CORONACIÓN DE LA VIRGEN DEL CARMEN

El próximo 3 de febrero, se conmemora los 30 años de la visita al Cusco del Papa Juan Pablo II, acontecimiento extraordinario y de profunda fe para todos los cusqueños, que se reunieron en la explanada del Saqsayhuaman, para oír el mensaje del “Papa amigo” y ser partícipes de la ceremonia de coronación de la Virgen del Carmen.

Con este motivo, como cada año, en la ciudad del Cusco, la Tricentenaria Cuadrilla Mayor del Capac Negro de Paucartambo, celebrará la Misa de Fiesta, a las 7:00 p.m., en el Templo de Santa Teresa; mientras que en la provincia de Paucartambo, la Misa de Fiesta será oficiada en horas de la mañana, para dar paso luego a la procesión de la venerada imagen de la “Mamacha del Carmen”.

Desde el Arzobispado del Cusco, se invita a todos los fieles a celebrar con oración este magno acontecimiento, haciendo propicia la ocasión para rogar a Dios y a nuestra Madre en la advocación de la Virgen del Carmen, por la salud y bienestar de todas nuestras familias.

Retorno a los titulares de prensa

SEMINARISTAS RECORREN LA PERIFERIA DE LIMA LLEVANDO LA PALABRA DE DIOS A LOS MÁS NECESITADOS

Como es costumbre en todos los veranos, los seminaristas de Santo Toribio de Mogrovejo hicieron un alto a sus vacaciones y dejaron sus hogares para internarse en las periferias de la Arquidiócesis de Lima y compartir su tiempo en medio del trabajo y la prédica con los más necesitados.

En esta oportunidad fueron 15 jóvenes, quienes junto a su sacerdote formador y un diácono partieron rumbo al cerro San Pedro, en El Agustino, una zona de la capital donde la pobreza y el hambre son una constante. Los fieles del lugar acogieron con alegría y entusiasmo a los futuros sacerdotes, abriéndoles las puertas de sus casas para recibir la Palabra de Dios y la bendición por parte de estos jóvenes.

Durante dos semanas los hombres de Dios dedicaron sus días a trabajar en las obras parroquiales y a colaborar con las catequesis de la Parroquia Santa Magdalena Sofía Barat. Este es uno de los tres grupos de seminaristas que por motivo de las “Misiones Toribianas” recorren los lugares más desolados de la Arquidiócesis de Lima.

Estas misiones son una iniciativa impulsada por el Cardenal Juan Luis Cipriani, desde hace más de 5 años para que los pastores del mañana salgan a las periferias a conocer a sus futuros fieles, compartir con ellos su fe y madurar en su vocación sacerdotal.

Retorno a los titulares de prensa

AREQUIPA: NUEVOS PÁRROCOS EN LAS PARROQUIAS BEATA SOR ANA DE LOS ÁNGELES Y LA ENCARNACIÓN

El Arzobispo de Arequipa, Monseñor Javier Del Río Alba, presidió la toma de posesión del nuevo administrador parroquial de la Iglesia Beata Sor Ana de los Ángeles, ubicada en Río Seco – Cono Norte, el Padre Edmundo Alarcón Caro, el domingo 25. Ese mismo día, pero en horas de la mañana, se cumplió similar ceremonia en la Parroquia La Encarnación de Pampas Nuevas – Tiabaya, donde el Padre Julio Mansilla fue nombrado como responsable de la parroquia.

En el caso del nuevo párroco de la Parroquia Sor Ana de los Ángeles, el Arzobispo señaló que el Padre Edmundo “es un buen hombre, un buen pastor, un sacerdote que ha hecho mucho bien en tantos lugares y últimamente en la parroquia de La Encarnación y que está listo para ayudarlos a tiempo y destiempo y con esta finalidad de caminar junto con ustedes, como una comunidad unida en la palabra de Dios que se alimenta con los sacramentos que se deja evangelizar y evangeliza”.

Resaltó la labor misionera del nuevo párroco y la disposición con la que lleva su labor presbiteral en estos años, como en la parroquia San Miguel, la parroquia San Juan Bautista y en la pastoral de la Universidad Católica de Santa María. Cabe destacar que el Padre Edmundo Alarcón tiene el cargo de Canónico en la Catedral de Arequipa y en el 2012 estuvo de misionero itinerante en la frontera de República Dominicana con Haití, asistiendo a los refugiados luego del terremoto acontecido en ese lugar.

Retorno a los titulares de prensa

SACERDOTES DE LA DIÓCESIS DE ICA PARTICIPARÁN EN RETIRO ESPIRITUAL ANUAL

Este lunes 2 de febrero se realizará en la Diócesis de Ica el Retiro Espiritual Anual del Clero, donde participarán todos los sacerdotes de esta jurisdicción eclesiástica. Este espacio de reflexión se realizará una semana en el Seminario Diocesano “San Martín de Porres”, y contará con la presencia de Monseñor Héctor Vera Colona, Obispo de Ica. Al final del retiro, los sacerdotes participarán en una Semana de Convivencia, para afianzar los lazos de fraternidad.

El retiro espiritual será dirigido por Monseñor José María Ortega, Obispo Prelado de Juli y los temas que se abordarán durante las jornadas de reflexión estarán referidos a la vida sacerdotal, espiritualidad, la formación permanente del clero y el servicio parroquial.

Retorno a los titulares de prensa

DIÓCESIS DE CHOSICA PROYECTA EL TRABAJO A REALIZAR EN ESTE AÑO CON SU “PLANIFICACIÓN DIOCESANA 2015”

Con el propósito de proyectar el trabajo pastoral en la jurisdicción, la Diócesis de Chosica ha elaborado su “Planificación Diocesana 2015” que tiene como objetivo hacer llegar a Cristo a la gran mayoría de los católicos no practicantes. La elaboración de la Planificación Anual es un trabajo arduo que contó con el apoyo de todas las áreas diocesanas.

El Plan Pastoral se basa en tres ejes con el cual se quiere llevar el Mensaje de Cristo: contar con parroquias bien organizadas (primer eje), contar con colaboradores debidamente preparados para su misión (segundo eje), y garantizar que el Evangelio llegue a los fieles practicantes y ausentes (tercer eje).

Asimismo, una parte importante de este plan anual es la participación masiva de los laicos en las responsabilidades pastorales y su adecuado acompañamiento y formación. También se busca entusiasmar a los jóvenes para su activa participación. De igual forma, incentivar las vocaciones sacerdotales y religiosas.

Retorno a los titulares de prensa

CUSCO: EN VARIOS CENTROS DE SALUD SE OFRECERÁN MISAS POR LA SEMANA DE ORACIÓN POR LOS ENFERMOS

Con motivo de celebrarse el próximo 11 de febrero la XXIII Jornada Mundial del Enfermo, la Comisión Arquidiocesana de la Pastoral de Salud de Cusco, confirmó que del 4 al 10 de febrero, en varios centros de salud se celebrarán Misas con motivo de la Semana de Oración por los Enfermos, con el lema: “Era yo los ojos del ciego y del cojo los pies” (Jb 29,15).

La primera misa se celebrará el miércoles 4 de febrero, a las 10:00 de la mañana, en la Residencia de las Hijas de la Caridad. Luego, el jueves 5, a las 6:00 a.m., se oficirá una Santa Misa en la Clínica Santa Rita de Casia, y el viernes 6, a las 10:00 a.m., en el Hospital Antonio Lorena.

Los siguientes días se oficiarán Eucaristías en otros centros hospitalarios como el Hospital Regional, Hospital de EsSalud, Clínica San Juan de Dios, ABC Prodein Oropesa y ABC Prodein San Andrés.

La Hermana Amparo Muñoz, Responsable de la Comisión Arquidiocesana de la Pastoral de Salud, invoca a los fieles cusqueños y a todos quienes tienen un familiar enfermo, ya sea en sus casas, asilos u hospitales, a prepararlos para participar de esta semana de oración y la celebración central que será el miércoles 11 de febrero, a las 10:00 a.m., en la Basílica Catedral del Cusco. Será una oportunidad en la que también, se agradecerá, por el trabajo desplegado por el personal médico y de enfermeras que dedican su tiempo para resguardar la salud de sus pacientes.

Retorno a los titulares de prensa

00De las Comisiones Episcopales

DEL 2 AL 6 DE FEBRERO SE REALIZARÁ UNA SEMANA DE FORMACIÓN PARA CATEQUISTAS

La Comisión Episcopal de Misión y Espiritualidad realizará en febrero la Semana de Formación para Catequistas 2015, el cual se llevará a cabo en el Colegio Claretiano de San Miguel. El evento se realizará del 2 al 6 de febrero y estará dirigido a catequistas, agentes pastorales, animadores bíblicos, y miembros de movimientos apostólicos y hermandades que deseen fortalecer sus conocimientos en la propagación de la fe.

“Catequesis para la iniciación cristiana” es el lema de este evento, cuya metodología será expositiva y participativa, ya que por las mañanas se realizarán conferencias y paneles, y por las tardes se ofrecerán 20 talleres de formación. Se desarrollarán temas sobre Iniciación Cristiana, así como métodos para el trabajo con niños, jóvenes; y Música para la Catequesis.

Para más información e inscripciones, pueden dirigirse a la Oficina de la Comisión Episcopal de Misión y Espiritualidad (Jirón Estados Unidos 838, 3er Piso, Jesús María), o llamar al teléfono 463-1010 anexo 251). También, pueden ingresar al sitio en Internet: www.catequistas.pe

Retorno a los titulares de prensa

 

LA ONDEC BRINDA CAPACITACIÓN A LOS DOCENTES DE RELIGIÓN DE TODAS LAS DIÓCESIS

Continuando con su labor evangelizadora, en estos meses de verano la Oficina Nacional de Educación Católica (ONDEC) ofrece talleres de capacitaciones a las Diócesis, Vicariatos y Prelaturas.

Así, esta semana se ofreció capacitación a 29 docentes de Tumbes, Piura, Ancash, Jaen, Ucayali, Pucalpa, Tarapoto, Pasco, Yurimaguas, San Ramón, Arequipa, Lima, Carabayllo. Para la ONDEC es satisfactorio ver el interés por poder trabajar de manera integral su formación docente.

Los temas tratados han sido Inteligencia Espiritual, Perdón y Reconciliación, además de otros temas que lleven a poder vivir una espiritualidad sana. Así también se desarrollaron los talleres de diversificación y contextualización curricular, donde reflexionando sobre las competencias y capacidades que se quieren logran en las clases de Religión.

Asimismo, el mes de febrero se continuará con estos espacios de capacitación para docentes, en la Diócesis de Puno, la primera semana de febrero.

Retorno a los titulares de prensa

00De las Congregaciones Religiosas

CON ACTOS RELIGIOSOS Y CULTURALES SE CELEBRAN LOS 30 AÑOS DE LA BEATIFICACIÓN DE SOR ANA DE LOS ÁNGELES

Con sentimientos de gratitud y alegría, la comunidad de religiosas del Monasterio Santa Catalina de Arequipa, ha preparado un amplio programa para celebrar los 30 años de la beatificación de Sor Ana de los Ángeles Monteagudo. Así lo ha señalado la Madre Rosa Elvira Cáceres, OP., Priora del Monasterio de Santa Catalina, indicando que se rezará un triduo, actos culturales y la Eucaristía de Acción de Gracias, el 2 de febrero.

De esta manera se recordará el momento en el que San Juan Pablo II, proclamó Beata a Sor Ana de los Ángeles, el 2 de febrero de 1985 en la explanada de la Universidad San Agustín, congregando a miles de arequipeños en torno a la figura de esta primera flor de la santidad de nuestra región.

En consecuencia, el rezo del triduo se realiza desde el viernes 30 de enero hasta el domingo 1 de febrero, a las 5:00 p.m., en el templo del Monasterio Santa Catalina. El triduo concluirá con la peregrinación al claustro de la Beata Ana de los Ángeles, donde serán expuestas sus reliquias, así como los objetos utilizados por San Juan Pablo II.
Cabe señalar que dentro de lo días de esta celebración serán presentados dos libros patrocinados por la comunidad: “Anita de Dios”, pequeño libro ilustrado para niños narrando la vida de la Beata y la revista: “Descubriendo mi vocación religiosa” de carácter vocacional. Así mismo se contará con testimonios de arequipeños que participaron en la ceremonia de beatificación, además de danzas locales.

La Madre Rosa Elvira Cáceres, OP., señaló que el triduo de preparación también se rezará en el Comedor Beata Teresa de Calcuta y Ana de los Ángeles, del que son benefactoras, así como en el Policlínico Ángeles de la salud; una obra de proyección social del monasterio hacia los más necesitados inspirada en la permanente actitud de caridad de la Beata Ana de los Ángeles, que salía el encuentro de los enfermos de su tiempo, aliviando sus dolencias.

La comunidad de madres dominicas, invita a todos los fieles y comunidades religiosas a participar en estos días de intensa oración, agradeciendo a Dios por el don de la vida de la Beata Ana, sobre todo en este año dedicado a la Vida Consagrada, invitándo a vivir sus virtudes y llegar así a la santidad.

Retorno a los titulares de prensa

00De los Movimientos e Instituciones

UNIVERSIDAD CATÓLICA SEDES SAPIENTIAE REALIZARÁ SEMINARIO INTERNACIONAL SOBRE LA FAMILIA Y EL MATRIMONIO

La Unidad de Educación de la Escuela de Postgrado de la Universidad Católica Sedes Sapientiae (UCSS) realizará este 2, 4 y 6 de febrero un Seminario Internacional sobre Matrimonio y Familia. El objetivo es promover un espacio de reflexión para discutir sobre el designio de Dios sobre la familia y el matrimonio y el rol de los católicos de dar testimonio de las enseñanzas de Jesucristo en este campo.

El Seminario se realizará de 5:00 a 8:00 p.m., en la Escuela de Postgrado de la UCSS, ubicado en la Avenida Salaverry 740 – Jesús María. Los temas que se tratarán en este evento serán: “El anuncio del Evangelio de la Familia en la época postmoderna” y “Matrimonio y Familia: protagonista de la Vida Social”, que estarán a cargo de destacados ponentes como el Dr. Nicola Reale, Profesor de Teología Sacramentaria del Instituto Pastoral Redemptor Hominis de Roma, y el Dr. Gilfredo Marengo, Profesor ordinario de Antropología Teológica General del Pontificio Instituto Juan Pablo II de Roma.

Para más informes e inscripciones, pueden escribir al correo electrónico: informesepg@ucss.edu.pe También pueden llamar al teléfono: 330-2649 anexo 113.

La Iglesia enseña que la familia es uno de los bienes más preciosos de la humanidad y parte fundamental del Plan de Dios. Sin embargo, los cambios culturales de las últimas décadas han deteriorado el concepto tradicional de la familia; y hoy en día se atenta contra el matrimonio y la familia, al pretender igualarlas con las uniones entre personas del mismo sexo.

Retorno a los titulares de prensa

 

AREQUIPA FUE SEDE DE LA IV ASAMBLEA PLENARIA DEL MOVIMIENTO DE VIDA CRISTIANA

En el marco del trigésimo aniversario de la Familia Sodálite, la ciudad de Arequipa fue sede de la IV Asamblea Plenaria del Movimiento de Vida Cristiana, convocada por el Coordinador General del Movimiento, Alexander Borges, bajo el lema “Vivir y anunciar la alegría de Evangelio” que representa la alegría propia de la vida cristiana y busca adherirse y profundizar la Exhortación Apostólica del Papa Francisco, Evangelii Gaudium.

La Asamblea se realizó del 19 al 25 de enero en la Universidad Católica San Pablo, con la participación de cerca de 140 participantes provenientes de 15 países como: Chile, Brasil, Colombia, Ecuador, Costa Rica, Estados Unidos, entre otros. Durante estos días se evaluó la marcha apostólica a proyectarse en su misión durante los próximos cinco años.

El evento culminó con una Santa Misa en la Catedral de Arequipa, que fue presidida por Monseñor Javier del Río Alba. En su homilía, el Arzobispo dijo que “Dios hace un llamado de manera especial al celebrar 30 años del Movimiento, recordándonos esos cimientos sobre los cuales se suscito este carisma en la Iglesia, dando fruto a una variedad de iniciativas, programas y campañas, a través de las cuales tantos hermanos van conociendo al Señor y tienen un encuentro con Él”. Además, cumplen un servicio desinteresado de testimonio de vida, anuncio del Evangelio y promoción humana integral y la defensa de la vida, el matrimonio y la familia.

“(…) Pedimos por el movimiento y por todos ustedes para que sigan siendo esos apóstoles, para que sigan teniendo ese empuje, ese celo por la evangelización, pedimos también por el desafío que el Espíritu Santo les ha planteado en esta Asamblea, sobre todo por la unidad dentro del movimiento, la vida del apostolado y para que el Señor los mantenga siempre en esta espiritualidad”, finalizó Monseñor Del Río.

Retorno a los titulares de prensa

Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
Jr. Estados Unidos 838 – Jesús María, Lima / Teléfono: 463-1010 anexo 250


Envíenos sus comentarios y sugerencias.
E-mail: prensa@iglesiacatolica.org.pe
Clickea sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla...
Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla.. Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla...