Nota de Prensa Nº 012-2013
ESTA MAÑANA FALLECIÓ EN LIMA MONSEÑOR WILLIAM DERMOTT MOLLOY, OBISPO EMÉRITO DE HUANCAVELICA

Con la esperanza de la gozosa Resurrección, la Conferencia Episcopal Peruana informa a todos los hombres y mujeres de buena voluntad el sensible fallecimiento del Excelentísimo Monseñor William Dermott Molloy McDermott, Obispo Emérito de Huancavelica, quien partió a la Casa del Padre esta mañana, en Lima, a la edad de 83 años.

Mañana, a las 9:00 de la mañana, se celebrará una Misa de Exequias en la Parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación (Los Pinos 291 – Camacho), en La Molina. Luego, los restos de Monseñor Molloy serán trasladados a Huancavelica para su eterno descanso.

Monseñor William Dermott Molloy nació en Dublín – Irlanda, el 10 de mayo de 1930. Fue ordenado sacerdote el 5 de junio de 1955. Fue consagrado Obispo el 4 de julio de 1976 y trasladado a la Diócesis de Huancavelica el 14 de enero de 1982.

Monseñor William Dermott Molloy, conocido como “Monseñor Demetrio”, llegó al Perú después de trabajar algunos años en la Diócesis de Alabama (EEUU). Durante catorce años estuvo al frente de una parroquia campesina en Huancarama (Apurímac), donde aprendió el quechua y lo llegó a dominar. En 1976 fue consagrado Obispo Auxiliar de Huancavelica y desde 1982, ya como Obispo titular, supo dirigir la Diócesis en momentos difíciles por la pobreza material y por el terrorismo.

Difundió el amor a la cultura quechua con sus cantos y su idioma. Así lo demuestran sus diversas traducciones al quechua de la Biblia, del Ritual de sacramentos, el Misal y el Catecismo. También promocionó la atención a los niños y ancianos abandonados con la creación de comedores populares y asilos de ancianos. Se preocupó por la formación de los jóvenes con la creación del “Colegio Seminario San Juan María Vianney”, el Instituto Pedagógico “Santa Rosa”, y promovió la “Escuela de música Santa Cecilia” donde los niños y jóvenes, varios de ellos hoy presbíteros, cultivaron el amor a Dios mediante la música y el canto.

Además, por intermedio de Caritas, realizó diversas obras de proyección social en el mundo campesino, de quienes se preocupó también por su atención espiritual. La formación de los catequistas rurales y la promoción vocacional al sacerdocio y a la vida religiosa fueron algunas de sus prioridades.

Como reconocimiento a su gran labor pastoral, en enero de 2006, en el marco de la 87ª Asamblea Plenaria, los Obispos del Perú le otorgaron la Medalla de Santo Toribio de Mogrovejo, por su servicio a la Iglesia en el Perú.

Así también, en julio de este año, el Congreso de la República le otorgó la Medalla de Honor en el Grado de Caballero, en reconocimiento a su infatigable labor pastoral, educativa y asistencial durante cerca de treinta años en el departamento más pobre del Perú.

Con el ruego de su difusión
Oficina de Prensa
Lima, 19 de agosto de 2013
.
 
Copyright © 2005-2013 Conferencia Episcopal Peruana - Todos los derechos reservados