DE CARA A UNA AUTENTICA INTEGRACIÓN


Los Obispos de los Consejos Permanentes de las Conferencias Episcopales de Bolivia, Chile y Perú, reunidos en la ciudad de La Paz, damos gracias a Dios por la experiencia de comunión y de fraternidad que caracteriza nuestras relaciones mutuas y las de nuestras iglesias.

Hemos podido constatar en estos días, la realidad de nuestros pueblos a quienes, como afirma el documento de Aparecida 1: “la misma geografía, la fe cristiana, la lengua y la cultura han unido definitivamente en el camino de la historia”.

Somos una unidad geográfica y cultural que la gente de nuestros pueblos sabe reconocer y expresar a través de tantos signos de integración, relaciones interpersonales y muestras de religiosidad popular que traspasan las fronteras y que son una lección que estos días hemos constatado e intentado aprender y practicar.

La realidad de la unidad, que se muestra en los deseos e intentos de integración regional, no siempre coronados por el éxito, nos hace constatar también que “se trata de una unidad desgarrada porque atravesada por profundas dominaciones y contradicciones, es todavía incapaz de incorporar en sí “todas las sangres” y de superar la brecha de estridentes desigualdades y marginaciones” 2

Hemos renovado en este encuentro nuestro compromiso de fomentar la integración de nuestros tres países desde nuestra misión pastoral propiciando, entre otras cosas, que las universidades católicas impulsen en sus estudios e investigaciones la cultura del encuentro. Queremos facilitar el conocimiento mutuo y el compartir de experiencias para realizar un aporte crítico a la superación de las ideologías nacionalistas e ir acabando con lo que todavía puede separarnos. Cuanto más nos conozcamos mutuamente, mayores posibilidades de caminar juntos tendremos.

Muchos esfuerzos de integración en el continente se han reducido a lo comercial y económico, por tanto es tiempo de promover un cambio de mentalidad, pasando a una integración humana, una verdadera cultura del encuentro entre los pueblos, para superar nuestras diferencias, desde lo que nos une, dejando atrás lo que nos divide.

Hemos analizado también en estos días realidades preocupantes como el aumento del narcotráfico, que destruye la dignidad y la vida de nuestros pueblos, así como los desafíos y oportunidades pastorales que nos plantea la realidad de la migración y la persistente situación de marginación de los más pobres.

En particular reafirmamos el valor de la familia y mostramos nuestra preocupación por la crisis del amor entre los esposos, base del matrimonio y la consecuente situación de desatención y hasta de abandono en que viven nuestros jóvenes, que está generando mucho sufrimiento y una fuerte crisis de valores básicos que incide, además, en el descenso de vocaciones a la vida consagrada en la región. Hemos reafirmado nuestra opción de caminar con los jóvenes ofreciendo el Evangelio, de forma siempre renovada, como proyecto de vida lograda y la vida sacerdotal y consagrada como caminos de amor pleno.

Sobre todo afirmamos, al finalizar nuestro encuentro, en el contexto de la Misión Permanente y bajo el impulso del Santo Padre Francisco, que nos sentimos llamados, como pastores de la Iglesia, a construir la unidad, siguiendo el deseo de Cristo: “Padre, que todos sean uno” (Jn 17,21) e invitamos también a todos los católicos y personas de buena voluntad de nuestros países: políticos, empresarios, profesores, profesionales y a cada uno en particular, a ejercer nuestra responsabilidad como instrumentos de integración, justicia y unidad entre nuestros pueblos.

Dios los bendiga y la Virgen María, en las diversas advocaciones en que la veneramos, nos ayude en este camino.

1 DA,525

2 DA,527


LOS OBISPOS DE LOS CONSEJOS PERMANENTES DE LAS
CONFERENCIAS EPISCOPALES DE BOLIVIA, CHILE Y PERÚ
La Paz, 23 de Octubre de 2013
.
 
Copyright © 2005-2013 Conferencia Episcopal Peruana - Todos los derechos reservados