Ceremonia de la Canonización de los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II (3:19 horas)
Este domingo 27 de abril, la atención mundial se ha centrado en el Vaticano , en una jornada que ya ha sido calificada como 'el día de los cuatro papas', ya que la ceremonia de canonización de Juan XXIII y de Juan Pablo II corrió a cargo del papa Francisco con la presencia del papa emérito Benedicto XVI, que renunció al trono vaticano en febrero del año pasado por problemas de salud.  Juan XXIII, italiano, estuvo a cargo de la Iglesia católica entre 1958 y 1963, mientras que Juan Pablo II, polaco, la encabezó entre 1978 y 2005.

El papa Francisco proclamó este domingo la santidad de Juan XXIII y Juan Pablo II y pidió, en una multitudinaria ceremonia celebrada en la plaza de San Pedro de la Ciudad del Vaticano, que ambos pontífices fueran inscritos en los libros de los santos de la Iglesia Católica.

El prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, presentó a Francisco "las tres peticiones" de canonización para ambos papas, primero con "gran fuerza", después con "mayor fuerza" y, por último, con "grandísima fuerza".

El papa proclamó la santidad de los dos pontífices ante medio millón de peregrinos llegados de todo el mundo a la Plaza de San Pedro y sus aledaños, según datos del Vaticano, que estimó en cerca de 800.000 los que se congregaron en Roma para la ocasión.


Homilía de la canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII (11:08 minutos)
Acto seguido, Francisco pronunció en latín el mensaje de santificación. "En honor de la Santísima Trinidad, por la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los santos apóstoles Pedro y Pablo, después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos santos a Juan XXIII y a Juan Pablo II".

Minutos después de declarar santos a los beatos Juan XXIII y Juan Pablo II, el Sumo Pontífice instruyó inscribirlos "en el Catálogo de los Santos y establecemos que en toda la Iglesia sean devotamente honrados entre los Santos".

La proclamación de la santidad del italiano Angelo Roncalli (Juan XXIII) y del polaco Karol Wojtyla (Juan Pablo II) fue recibida con un gran aplauso en la Plaza de San Pedro, donde cientos de miles de peregrinos se concentraron durante la ceremonia.

El papa argentino comenzó la misa comentando el episodio bíblico sobre Santo Tomas que toca las llagas de Jesús resucitado y el pontífice argentino subrayó que Wojtyla y Roncalli "tuvieron el valor de mirar las heridas de Jesús, de tocar sus manos llagadas y su costado traspasado".

"Juan XXIII y Juan Pablo II colaboraron con el Espíritu Santo para restaurar y actualizar la Iglesia según su fisionomía originaria, la fisionomía que le dieron los santos a lo largo de los siglos", explicó Francisco en su homilía.

Sobre la personalidad de ambos santos, Francisco explicó que convocando el Concilio Vaticano II (1962), Juan XXIII demostró "una delicada docilidad al Espíritu Santo, se dejó conducir y fue para la Iglesia un pastor, un guía-guiado. Éste fue su gran servicio a la Iglesia; fue el Papa de la docilidad al Espíritu".

Durante la ceremonia se exhibieron en el altar las reliquias de los papas recién proclamados santos, las mismas que en la beatificación.

El relicario en plata con la sangre del papa Karol Wojtyla fue llevado a Francisco por Floribeth Mora Diaz, la mujer costarricense cuya sanación en 2011 fue considerada el segundo milagro que sirvió para canonizar Juan Pablo II.

En la eucaristía estuvieron presentes 150 cardenales de diferentes naciones del mundo, así como unos 700 obispos. En tanto, a la derecha del altar se sentaron los invitados extranjeros. Por otro lado, el papa emérito Benedicto XVI se sentó a la izquierda del altar, en el sector dedicado a los cardenales concelebrantes.

El papa terminó la ceremonia saludando a las 93 delegaciones, entre las que había 24 jefes de Estado y Gobierno, y entre los que se encontraban los reyes de España y de Bélgica, además de los presidentes de Paraguay, Honduras, El Salvador, Ecuador, Albania, Croacia, y Polonia, entre otros.

Es la primera vez que el Vaticano retransmite en directo por internet una canonización. Para la cobertura se utilizaron 33 cámaras de televisión: 13 de ellas transmitieron en 3D, 15 en alta definición y 5 en formato 4K.

 
Retornar a la página de inicio...
Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla...