ARZOBISPO DE AREQUIPA CELEBRÓ FIESTA DEL SEÑOR DE LA AMARGURA
* Celebración fue durante el Primer Domingo de Cuaresma

(Lima / 26.Febrero.2010) En el primer domingo del tiempo de Cuaresma, celebrado el pasado 21 de febrero, Monseñor Javier Del Río Alba, Arzobispo de Arequipa, presidió la Eucaristía de Fiesta en honor al Señor de la Amargura, que venera la comunidad de la Parroquia Santa Ana en el distrito de Paucarpata.

Durante la homilía, que escucharon las autoridades políticas, civiles y militares de la región, así como cientos de fieles, Monseñor Del Río señaló lo siguiente: “La felicidad consiste en hacer la voluntad de Dios. La verdadera felicidad está en amar y perdonar, sirviendo a nuestros hermanos”, precisó.

En ese sentido, exhortó a todos los presentes a acudir al sacramento de la reconciliación. “Pidamos perdón al Señor, sobre todo en estos cuarenta días de la Cuaresma, en los que podemos contemplar el rostro del amor y reconciliarnos con Dios”, agregó el prelado.

Fuente:
Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana

MENSAJE DE MONS. JUAN ANTONIO UGARTE PÉREZ, ARZOBISPO DEL CUSCO, RESPECTO AL EVANGELIO DE ESTE DOMINGO

Queridos hermanos.

Hoy es primer domingo de Cuaresma, el pasado miércoles de ceniza hemos entrado a este tiempo donde el sacerdote para la Santa Misa vistió la casulla de color morado como en Adviento. La Cuaresma es un tiempo de penitencia, de preparación para la Semana Santa, que es la fiesta más importante de todo el año litúrgico. Esos 40 días que faltan desde el miércoles de ceniza hasta el domingo de resurrección, nos recuerda esos 40 días que Jesús pasó en el desierto antes de empezar su vida pública y tentado por el diablo.

El abstenerse durante cuarenta días de tomar alimento inauguró la práctica de nuestra penitencia cuaresmal y al rechazar las tentaciones del enemigo nos enseñó a sofocar las fuerzas del pecado. De este modo, celebrando con sinceridad el misterio de esta pascua podremos pasar un día a la pascua que no acaba.

En este tiempo de penitencia la Iglesia nos pide un sacrificio, que los viernes de Cuaresma nos abstengamos de comer carne, por ejemplo. No es nada realmente lo que nos está pidiendo el Señor, mucha gente hace mucha más penitencia, sacrificios tremendos que hacen algunas mujeres para bajar de peso y lucir su bikini en verano o depilarse las cejas. Si hacemos esos sacrificios, esos esfuerzos por razones humanas ¿por qué no vamos a hacerlo para mantener el alma en forma? Entonces, se trata de hacer esas mismas cosas que se hacen por razones naturales, pero por amor a Dios.

Hacer todo aquello que esté visto con buenos ojos, pero sin hacer alarde de ello, sin hacer espectáculo, como aquellos fariseos del Templo que hacían oración en voz alta. “No hagas como los hipócritas (decía Jesús) que hacen sus cosas para ser vistos por los hombres, no hagas una exhibición de buenas acciones y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará”.

Por eso queridos hermanos en este tiempo de Cuaresma hagamos un examen de conciencia y veamos cómo andamos ante Dios, y veamos cómo podemos apretar un poquito más en un sacrificio. Más que el ayuno, podríamos incidir en otras cosas, por ejemplo en cumplir nuestro trabajo allí nos espera el Señor cada día.

Vamos a acudir a nuestra madre Santa María para que nos ayude a entenderlo, para que nos ayude a descubrir el sacrificio en lo pequeño de cada día, en lo habitual. Queridos amigos que Dios nos bendiga a todos.

+ Juan Antonio Ugarte Pérez
Arzobispo del Cusco

MENSAJE DE S.E.R. MONS. JAVIER DEL RIO ALBA, ARZOBISPO METROPOLITANO DE AREQUIPA, POR LA I SEMANA DE CUARESMA

Sólo el amor de Dios nos da la verdadera felicidad

Queridos hermanos y hermanas:

Comenzamos una nueva Cuaresma y, como lo venimos haciendo en los últimos años, los invito a que a lo largo de estas semanas meditemos juntos sobre el significado profundo de este tiempo que la Iglesia nos regala para prepararnos para la Semana Santa y la gran Vigilia Pascual.

Este año quisiera que cada semana meditemos sobre una parte del mensaje que el Papa Benedicto XVI nos ha dirigido a todos los miembros de la Iglesia, justamente con motivo de la Cuaresma, bajo el título: “La justicia de Dios se ha manifestado a través de Jesucristo”. Y, para comenzar, en esta primera semana reflexionaremos sobre el término “justicia”.

Como bien nos dice el Papa, siguiendo una definición muy antigua del Derecho Romano, que se mantiene hasta nuestros días, “justicia” significa “dar a cada uno lo suyo”. Pero, como también nos advierte el Papa, esta definición clásica no explica en realidad en qué consiste “lo suyo”, que hay que dar a cada uno. Esta definición jurídica no alcanza a decirnos qué es aquello que, en realidad, corresponde a lo más profundo del ser del hombre, aquello con lo cual el hombre pueda alcanzar su felicidad y sin lo cual, de ninguna manera podrá realizarse como persona, como ser humano.

El Papa nos recuerda que, para gozar de una existencia en plenitud, el hombre necesita algo mucho más íntimo, mucho mas profundo, que aquello que la Ley le puede conceder. Necesita algo que sólo puede ser concedido gratuitamente: el amor de Dios. Sólo en la medida que nos abramos al amor divino podremos gozar de una existencia plena, aun cuando tantas veces podamos pasar por limitaciones de otro tipo.

Los bienes materiales, sin duda, tienen su importancia, y son también necesarios. Pero esto no significa que los bienes materiales, por sí solos, nos puedan dar la felicidad.

Los invito, entonces, en esta primera semana del tiempo de Cuaresma, a detenernos sobre esta bella frase del Papa: “Sólo el amor de Dios nos puede hacer realmente felices. Solo el amor de Dios puede satisfacer todas nuestras expectativas y las necesidades de nuestro corazón”. Detengámonos algún momento durante esta semana para preguntarnos cómo estamos viviendo el amor de Dios y para pedirle al Señor que abra cada vez más nuestro corazón a su amor.

Dios les bendiga.

+ Mons. Javier Del Río Alba
Arzobispo de Arequipa

CARDENAL CIPRIANI PIDE UN CAMINO DE SACRIFICIO EN CUARESMA

(Lima / 21.Febrero.2010) El Cardenal Juan Luis Cipriani exhortó que en esta Cuaresma busquemos purificar nuestros sentimientos, nuestro corazón y nuestros sentidos, durante la Santa Misa que presidió en la Basílica Catedral de Lima, el I Domingo de Cuaresma.

“El camino de Dios en la cuaresma pasa por ese sacrificio. Sacrifica la lengua, la vista, el oído y el corazón. Muere un poco a esa tendencia de la concupiscencia, el desorden moral, material, económico, espiritual. El camino de Cristo atraviesa por ese desierto, pero en ese desierto estás con Él”, reflexionó durante su homilía.

Del mismo modo lamentó que el mundo actual quiera organizarse sin Dios y en contra de la doctrina cristiana. “Por eso el aborto, la eutanasia y los atentados contra la fe católica”.

Señaló que la fe no depende solo de los obispos, sino también del pueblo católico. “Al verlos a ustedes este domingo veo la fe de nuestro pueblo, la fe de ese Cristo crucificado, la fe de nuestras autoridades que con gran libertad acompañan a este pueblo y ha escogido la fe católica”.

En otro momento, el Arzobispo de Lima animó a los fieles que aprendan a conocer su Iglesia, a vivirla e ir por el camino en el cual Jesús nos acompaña. “Pedimos esto al Señor crucificado y a nuestra madre Santa María para que tengamos una cuaresma llena de gozo, de sacrificio y eso nos llevará a una gran paz interior, por este querido Perú al que tanto amamos, un Perú católico”, finalizó el Arzobispo de Lima.

En la Santa Misa estuvo presente la Hermandad de Cristo Crucificado del Rímac, así como párrocos y sacerdotes de la Primera Vicaría Episcopal de la Arquidiócesis. También estuvieron presentes algunas autoridades del Rímac, presididos por su alcalde, Victor Leyton.

Concelebró con el Cardenal Cipriani, Monseñor Adriano Tomasi OFM, Obispo Auxiliar de Lima.

Fuente:
Oficina de Comunicaciones y Prensa
Arzobispado de Lima

EN MIÉRCOLES DE CENIZA ARZOBISPO DE HUANCAYO LLAMA A TRABAJAR A FAVOR DE LOS NIÑOS Y JÓVENES
* Monseñor Barreto pidió también que las familias sean ejemplo de evangelización

(Lima / 18.Febrero.2010) El Arzobispo Metropolitano de la Arquidiócesis de Huancayo, Monseñor Pedro Barreto Jimeno SJ, convocó a los fieles a una acción conjunta a favor de los niños y jóvenes desde sus familias. Fue durante la misa del miércoles de ceniza con la que se inició la cuaresma de preparación para la Semana Santa.

Monseñor Barreto se refirió a quienes sufren de cáncer y VIH/Sida, los explotados, marginados, abandonados, prostituidos; y a los niños que han dejado de estudiar y que desde temprana edad trabajan. Su llamado estuvo dirigido a las autoridades e instituciones públicas y privadas, personas de buen corazón y a los representantes de las iglesias hermanas para que en una acción conjunta se busquen soluciones a estos graves problemas.

En el contexto de la Misión Continental se dirigió a las familias para que sean ejemplo de evangelización desde sus hogares, con sus hijos y familiares, a favor de otras familias y comunidades de fieles. También recordó los compromisos de la Iglesia conforme a la Doctrina Social de la Iglesia, especialmente en el cuidado del medio ambiente, la vida y el trabajo digno, en coherencia con el mensaje del Papa Benedicto XVI para la Jornada Mundial de la Paz.

Fuente:
Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana

ARZOBISPO DE AREQUIPA REFLEXIONARÁ EN TORNO AL MENSAJE DE CUARESMA DEL PAPA
* Mensaje se difundirá a través de los medios de comunicación locales

(Lima / 18.Febrero.2010) Monseñor Javier Del Río Alva, Arzobispo de Arequipa, ofrecerá temas de reflexión a la feligresía para orientar su vivencia en este tiempo que dispone la Iglesia para el encuentro personal con Dios. En esta oportunidad, el Prelado reflexionará en torno al mensaje que también el Papa Benedicto XVI ha dirigido al mundo católico con ocasión de la Cuaresma.

La feligresía tendrá la posibilidad de conocer estos mensajes a través de la prensa, radio y televisión, que son convocados por el Arzobispado de Arequipa. Mientras que en Internet, el público podrá leer los mensajes para cada domingo en el sitio web del Arzobispado: http://www.arzobispadoarequipa.org.pe.
Sobre estos mensajes, Monseñor Del Río manifestó lo siguiente: “Este año quisiera que cada semana meditemos sobre una parte del mensaje que el Papa Benedicto XVI nos ha dirigido a todos los miembros de la Iglesia, justamente con motivo de la Cuaresma, bajo el título: “La justicia de Dios se ha manifestado a través de Jesucristo”.

“Como bien nos dice el Papa, siguiendo una definición muy antigua del Derecho Romano, que se mantiene hasta nuestros días, “justicia” significa “dar a cada uno lo suyo”. Pero, como también nos advierte el Papa, esta definición clásica no explica en realidad en qué consiste “lo suyo”, que hay que dar a cada uno. Esta definición jurídica no alcanza a decirnos qué es aquello que, en realidad, corresponde a lo más profundo del ser del hombre, aquello con lo cual el hombre pueda alcanzar su felicidad y sin lo cual, de ninguna manera podrá realizarse como persona, como ser humano”, finaliza el prelado.

Fuente:
Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana

[ Inicio ]