RECUERDOS COMO TESTIGOS DE LA PRIMERA VISITA...


UN OBISPO Y DOS SACERDOTES COMPARTEN SUS RECUERDOS COMO TESTIGOS DE LA PRIMERA VISITA DE JUAN PABLO II AL PERÚ
* Recibieron el orden sacerdotal de manos del Santo Padre en el Hipódromo de Monterrico

Este 1 de febrero, la Iglesia en el Perú, conmemorará con gran alegría los 25 años de la primera llegada del recordado Papa Juan Pablo II a territorio peruano, en un hecho histórico para los millones de fieles del país. La visita del Santo Padre en el Perú se realizó del 1 al 5 de febrero de 1985. Durante esos días realizó una recargada agenda pastoral, visitando las principales ciudades de nuestro país (Lima, Callao, Cusco, Ayacucho, Trujillo, Piura, Iquitos, etc.) que congregó a miles de sacerdotes, religiosos, religiosas y millones de fieles.

Uno de los acontecimientos que marco esta visita, fue la consagración sacerdotal de 47 presbíteros en el Hipódromo de Monterrico, el 3 de febrero de 1985. La Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana logró contactarse con algunos de esos sacerdotes que tuvieron la dicha de recibir el sagrado orden de manos del Vicario de Cristo. A continuación presentamos los testimonios y anecdotas de sacerdotes que fueron consagrados por Juan Pablo II:

Monseñor Marco Antonio Cortez Lara, actual Obispo de Tacna – Moquegua.

“Yo pertenecía a la Diócesis de Chiclayo y mi Obispo dispuso que el Papa me consagre. Cuando me comunicó lo acepté con mucha alegría. Yo viajé de Chiclayo a Lima con el Rector del Seminario, Padre Ramón Rojas, varios sacerdotes, así como mis padres y mis hermanos. Se vivió una fiesta con miles de personas que se congregaron en el Hipódromo desde la noche anterior.

Recuerdo que el Santo padre me impuso las manos con mucha fuerza. Su homilía se refirió a las bienaventuranzas relacionadas a la familia y la vocación. Una anécdota que recuerdo es que yo, junto a varios sacerdotes, nos perdimos en medio del mar de gente que se acercó al altar al terminar la Misa para ver al Santo Padre. Recuerdo que la sacristía donde nos cambianos estaba en un colegio al lado del Hipódromo y llegamos allí después de varias horas.

Al día siguiente viaje a Trujillo y pude concelebrar junto al Papa Juan Pablo II. En 1986 viaje a Roma a estudiar el Doctorado y en 1987 tuve oportunidad de encontrarme con el Santo Padre en una Santa Misa. Allí, al momento de saludarlo recordó su visita al Perú. Luego, pude verlo en otras oportunidades antes de regresar al Perú. Juan Pablo II tenía el don de recordar y reconocer a las personas.

Luego de 25 años de este acontecimiento mis sentimientos son de un profundo agradecimiento al Señor. A lo largo de los años me ha permitido descubrir la grandeza de este ministerio. Asimismo, quiero resaltar que la bondad de Dios es tan grande que el Papa Juan Pablo II me ordenó sacerdote y años más tarde me nombró Obispo Coadjutor de Tacna Moquegua el 9 de marzo de 2005, a pocos días de su tránsito a la Casa del Padre”.

Audio de la entrevista

 
Duración: 12:59 minutos
Descargue el MP3

Padre José Antonio Arbulú Atoche, sacerdote de la Diócesis del Callao y Secretario Ejecutivo de la Comisión Episcopal de Liturgia

“Yo pertenecía a la Diócesis del Callao y en ese entonces mi Obispo era Monseñor Ricardo Durand Flores y a mediados de 1984 me envía una postal desde Roma diciendome: A la espera de la Ordenación Sacerdotal dada por el Papa. Porque habia la posibilidad de que el Santo Padre ordenará sacerdotes durante su visita. Fue una grata alegría para mi, pero a la vez era para no creerlo porque eran cosas extraordinarias. Con humildad espere ese acontecimiento hasta el ultimo momento, ya que el Papa tenía que afrontar situaciones dificiles durante su visita. Incluso antes de la ordenación estuvo un poco mal de salud.

Fue un momento de inmensa gratitud a Dios por la consagración y por ese contexto que significó la visita del Papa Juan Pablo II al Perú. En la Misa, el Papa insistió mucho en algo que da sentido a nuestro sacerdocio. Dijo que nosotros actuamos en la persona de Cristo. Al servicio de Cristo. Porque la vida del sacerdote no tiene sentido si no la dedicamos al Señor.

Al Papa ya lo habia visto antes de su visita al Perú en Roma, pero en el Perú fue el primer contacto cercano con él. Al momento del abrazo yo le agradecí por la visita. En 1988 cuando regresó al Perú, tuve la oportunidad de estar cerca al Papa y saludarlo.

Que esta gracia que el Señor nos dio aquella vez perdure hasta el final de la vida, ser fiel a pesar de los problemas”.

Audio de la entrevista

 
Duración: 10:48 minutos
Descargue el MP3

Padre Oscar López Olaya, sacerdote de la Diócesis de Chachapoyas

Esta fue una gracia especial. Yo pertenecía a la Orden de los Dominicos y recuerdo que Juan Pablo II nos impuso las manos y nos decía una frase a cada sacerdote. Recuerdo que él me dijo: Valora tu sacerdocio y cuídalo. En ese momento se me quedó grabado y luego de 25 años uno puede comprender. Estos 25 años de sacerdote los vivo como misionero, ya que hice mi labor en Chulucanas, Huacho y ahora en Chachapoyas.

La noticia de mi ordenación la recibí cuando yo estaba en Arequipa. Mi provincial me llamó y me dijo que tendríamos la gracia de ser consagrados por el Santo Padre.

Solo tuve la oportunidad de estar cerca al Santo Padre durante la Santa Misa, ya que luego el tenía que continuar su apretada agenda.

Una anécdota que recuerdo es que cuando el Papa nos ordenó nos tuvimos que parar, yo no pude ponerme de pie, porque quede lleno de esa gracía. Son emociones que uno los recuerda con emoción.

Es una gran responsabilidad esta gracia que se recibió de manos del Santo Padre. Quien nos ordenó en poco tiempo podría ser santo y también nos invita a todos a la santidad, ya que el mundo y la Iglesia lo necesita para ser testigos del Evangelio de la Vida. Creo que es el mensaje que Juan Pablo II nos dejó. Estar en constante oración y que nuestro sacerdocio nos lleve a la santidad.

Clickee sobre la imagen para ampliarla...
Audio de la entrevista

 
Duración: 8:25 minutos
Descargue el MP3
Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla...
R.P. GUILLERMO INCA PEREDA, OSJ
Nació en Santiago de Chuco (La Libertad) el 26 de Abril de 1959.
Ingresó al Seminario Menor de los Oblatos de San José, en 1975, en Chosica.
Realizó su Noviciado en Londrina (Brasil) en 1980 e hizo sus Primeros Votos Religiosos en 1981.
Emitió su Profesión Perpetua, en Lima en mayo de 1984.
Recibió el Diaconado en Junio de 1984,en Lima.
Recibió el Sacramento del Orden Sacerdotal, de manos de Su Santidad, Juan Pablo 11, el 03 de febrero de 1985 en Lima.
Su primer trabajo se desarrolló en el Seminario Mayor de los Oblatos de San José, desde 1984 hasta 1987.
Fue Párroco de Pomabamba (Ancash) en 1988 y 1989. Elegido consejero fue trasladado a Lima donde fue Párroco de la Sagrada Familia desde 1990 hasta 1996.
En 1996 fue enviado de apoyo al Obispado Castrense del Perú, donde ahora es Vicario General.
Ese mismo aho 1996, fue destinado a Pamplona Baja. Ahí en el 2001, fue nombrado Párroco de la Parroquia María Misionera, hoy, Santuario Diocesano del Divino Niño Jesús.
El Padre Guillermo apoya en el Secretariado de Pastoral de la Conferencia Episcopal Peruana así como en la Dirección Espiritual del Seminario Mayor Casa de San José y es Secretario de los Oblatos de San José en el Perú. Actualmente, tiene a su cargo la Revista Joseph – Perú.

SACERDOTES DE TRUJILLO CUMPLEN BODAS DE PLATA SACERDOTALES
* Papa Juan Pablo II los consagró hace 25 años, en Lima

6 sacerdotes de la Arquidiócesis de Trujillo, están cumpliendo sus Bodas de Plata Sacerdotales. Para ello, los fieles de las parroquias donde ellos trabajan, se vienen preparando con mucha alegría para celebrar el aniversario Sacerdotal de sus párrocos.

Para los padres es una gracia de Dios el tener la dicha de haber recibido el Orden Sacerdotal por la imposición de manos del, hoy venerable, Papa Juan Pablo II, quien en su primera visita Apostólica que hizo al Perú en 1985, confirió el Orden Sacerdotal a 47 Sacerdotes de Cristo de distintas jurisdicciones Eclesiásticas del país, entre ellos, seis de nuestra Arquidiócesis.

El 3 de febrero fue un día histórico para la Iglesia en el Perú, ya que el Hipódromo de Monterrico, en Lima, fue testigo de la multitudinaria convocatoria de fieles que participaron de la Eucaristíacelebrada por el Santo Padre.

Se trata de los presbíteros Sixto Linares Díaz, José Antonio Bohuytrón Solano, Roosevelt Rodríguez Rodríguez; al igual que Santiago Ramos Velásquez; Francisco Guevara Abelardo; y Wenceslao Tadeo Calvo. Cada uno ofrecerá una Eucaristía Misa de agradecimiento por los 25 años en el Ministerio Sacerdotal junto a sus comunidades parroquiales el miércoles 3 de febrero. Asimismo, el día jueves del mismo mes, los 6 padres se reunirán enel Santuario de Schonstatt, a las 7:00 pm, para agradecer a Dios por sus Bodas de Plata, ofreciendo el Sacrificio Eucarístico.

“Nunca pensé ser ordenado por el Papa. Estar al lado del Santo Padre es una gracia” afirma el padre Sixto Linares. “Es un regalo tan grande que Cristo me hizo a través de su Vicario y que me compromete a seguir siendo sacerdote de su Iglesia, tratando de hacerlo con mucho cariño”, sostiene el R.P. Linares Díaz, quien actualmente dirige la parroquia “La Santa Cruz”.
Fuente: www.noticiastrujillo.com




Clickee sobre la imagen para ampliarla...