Monseñor Miguel Cabrejos dijo que la cuaresma es una etapa de preparación para el Misterio Pascual
* Palabras del Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana en la Misa de Miércoles de Ceniza

(Lima / 27.Febrero.2006) El Arzobispo de Trujillo y Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, OFM., indicó que el Tiempo de Cuaresma, es una etapa de preparación para vivir el Ministerio Pascual, con la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

Estas palabras las dijo el Arzobispo, en la Santa Misa de Miércoles de Ceniza, que presidió en la Basílica Catedral, por el inicio de la Cuaresma. En la Eucaristía, participaron cientos de fieles, que recibieron la imposición de la ceniza de manos del Arzobispo.

En su homilía, Monseñor Miguel Cabrejos indicó que la Cuaresma, “es una etapa de reflexión, meditación, penitencia e invitación a la austeridad en nuestra vida misma, para prepararnos para el Ministerio Pascual para la cual la Iglesia vive siempre la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo”.

Fuente:
Servicio Informativo de la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana

Huancayo: Monseñor Pedro Barreto anuncia un proceso de renovación espiritual para recomenzar nuestra vida desde Jesús
* Durante la celebración del Miércoles de Ceniza que marca el inicio del Tiempo de Cuaresma

(Lima / 27.Febrero.2006) En el inicio de la Cuaresma 2009, que se inició con el Miércoles de Ceniza, el Arzobispo de Huancayo, Monseñor Pedro Barreto Jimeno, SJ., anunció un proceso de renovación espiritual en la Arquidiócesis para recomenzar la vida desde Jesús.

“Queremos que los valores de Jesús estén presentes en nuestra sociedad para dejar de lado la deshonestidad y la corrupción que es signo de cáncer social”, dijo el Arzobispo, a su vez que invocó a Dios y a toda la población católica para que en este Tiempo de Cuaresma se prepare al encuentro con Jesús que viene hasta nosotros en la Semana Santa.

En sintonía con el Mensaje del Papa Benedicto XVI para la Cuaresma, Monseñor Pedro Barreto explicó que son 40 días de preparación, un tiempo de conversión, de cambio de mentalidad, con la ayuda de la oración, el ayuno y la limosna. Finalmente, pidió a la feligresía una oración ferviente con Dios, un descubrir a Dios presente en nuestro pueblo, un encuentro verdaderamente capaz de poder ayudarnos a una vida nueva como la de Jesús.

Fuente: Servicio Informativo de la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana

Monseñor Lino Panizza pide que la Cuaresma sea un tiempo de cambio positivo para nuestras vidas
* Palabras del Secretario General de la Conferencia Episcopal Peruana durante la Santa Misa de Miércoles de Ceniza

(Lima / 25.Febrero.2006) El Obispo de Carabayllo y Secretario General de la Conferencia Episcopal Peruana, Monseñor Lino Panizza Richero, OFM Cap., pidió a los fieles que este Tiempo de Cuaresma sea un tiempo de cambio positivo en nuestras vidas.

Así lo dijo durante la Misa de Miércoles de Ceniza, celebrada en el auditorio de la Conferencia Episcopal Peruana, que contó con la presencia de los secretarios ejecutivos y miembros de todas las oficinas y áreas del Episcopado Peruano.

En su homilía, Monseñor Lino Panizza recordó que la Palabra de Dios en este Tiempo de Cuaresma nos pide un cambio en nuestras vidas, para pasar de la muerte a la vida eterna.

Explicó que la liturgia del Miércoles de Ceniza nos propone tres criterios o tres maneras de ser penitentes para cambiar nuestra vida. El primero es dar limosna, es decir, reconocer que los bienes que poseemos no son del todo nuestros, ya que es un don que Dios nos ha dado para ayudar a la comunidad. “Desprenderse de algo es difícil, pero un signo del cambio en nuestra vida es dar algo de lo que tenemos, ese es un cambio de vida”, dijo.

“Otra de las propuestas en este Tiempo de Cuaresma es la Oración. La Oración es poner nuestra vida en manos de Dios. Es agradecer y reconocer que alguien nos ayuda. En nuestra oración debemos agradecer todo lo que tenemos, por la gracia de Dios”.

Finalmente, señaló el ayuno como la tercera opción para el cambio en nuestras vidas. “El ayuno es controlar nuestros impulsos para hacer dominar a nuestro cuerpo. Con el ayuno nosotros controlamos nuestro cuerpo y nuestra mente, para no caer en los vicios ni placeres. Estas son las tres opciones que nos pide el Señor, en este Tiempo de Cuaresma”, concluyó Monseñor Lino Panizza.

Fuente: Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal Peruana

Con la tradicional Misa de Miércoles de Ceniza se inicia la Cuaresma
* Arquidiócesis de Trujillo y Arequipa se preparan para celebrar el inicio de este tiempo litúrgico

(Trujillo / Arequipa-25.Febrero.2009) Con la Solemne Misa de Miércoles de Ceniza, en diversas parroquias, se inicia hoy la Cuaresma 2009, en todo el Perú. Diversas son las jurisdicciones eclesiásticas que celebrarán esta fecha tan significativa del Año Litúrgico, que nos permite a los católicos prepararnos para el misterio pascual de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

Así, en la Arquidiócesis de Trujillo, la Solemne Misa de Miércoles de Ceniza se celebrará hoy, a las 7:00 de la noche, en la Basílica Catedral, y será presidida por Monseñor Miguel Cabrejos Vidarte, OFM., Arzobispo de Trujillo y Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana. Durante la Eucaristía, el Arzobispo impondrá la ceniza a todos los participantes.

Por su parte, en la Arquidiócesis de Arequipa las parroquias se encuentran listas para dar inicio al Tiempo de Cuaresma. El Arzobispo arequipeño, Monseñor Javier Del Río Alba, destacó que es importante asistir a la imposición de ceniza y por ello invitó a todos los fieles a participar en la Santa Misa de Miércoles de Ceniza.

Cabe resaltar que en la Ciudad Blanca, 73 parroquias tienen previsto celebrar la Misa de Miércoles de Ceniza. En tanto, en la Basílica Catedral, las misas se celebrarán desde las 8:00 hasta las 10:00 de la mañana, y en la noche las misas serán a las 6:00 y 7:00 de la noche.

Fuente: Arzobispado de Trujillo / Diario El Comercio

Misa de Miércoles de Ceniza

25 de febrero (Oficina de Prensa).- Numerosos fieles católicos de nuestra ciudad, se reunieron en la mañana de hoy en la Basílica Catedral de Piura, para participar de la Santa Misa del Miércoles de Ceniza, presidida por Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V.

En medio de un clima de recogimiento y oración, y con el canto de las Letanías de los Santos, se dio inicio a la Santa Eucaristía con la cual iniciamos la Cuaresma, tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua.

"Con el Miércoles de Ceniza empezamos el tiempo de la Cuaresma. Cuarenta días de penitencia en los cuales el Señor Jesús se muestra compasivo y misericordioso y nos ofrece el don de la reconciliación"..., expresó nuestro Pastor al iniciar su homilía.

Y continuó diciendo: "Pero, para que haya Cuaresma, se necesita que a la iniciativa divina, correspondamos con nuestra apertura de corazón, reconociéndonos pecadores necesitados de su perdón. En este tiempo el Señor se nos manifiesta especialmente compasivo y misericordioso, por ello que la gracia que Él copiosamente va a derramar sobre cada uno de nosotros, no caiga en "saco roto". Vivamos esta Cuaresma con profunda humildad, con la levadura de la sinceridad, con conversión profunda, para que así, muertos con Cristo al pecado resucitemos con Él a la vida eterna”.

Durante su homilía, el Arzobispo de Piura y Tumbes, Monseñor José Antonio, invocó a los fieles a practicar los tres medios tradicionales de la Cuaresma: "la Oración, que nos reconcilia con Dios amor, medio privilegiado para configurarnos con Cristo que es el Camino, la Verdad y la Vida; el Ayuno, que nos reconcilia con nosotros mismos, medio que simboliza el señorío que debemos alcanzar sobre nosotros mismos. Ayuno que significa el rechazo y la abstención del pecado; la Limosna que es reconciliación con los hermanos humanos, medio para vivir la caridad, la solidaridad, el servicio, la donación fraterna”.

Luego de la homilía, Monseñor Eguren impuso a los fieles la ceniza en la frente, exhortándolos a comprender su simbolismo: "La ceniza que recibimos hoy, expresa lo pasajero de este mundo, lo perecedero de los bienes de este mundo y por tanto nos recuerda que apoyados en la gracia de Dios hay una salvación eterna que alcanzar”.

La celebración eucarística estuvo concelebrada por los sacerdotes Miguel Medina y Jimmy Coveñas, párroco y vicario parroquial de la Parroquia San Miguel Arcángel. Y contó con la participación de los diáconos y los seminaristas de nuestra arquidiócesis.

Fuente: Arzobispado de Trujillo


[ Inicio ]