PADRES SINODALES SE REUNEN EN CIRCULOS MENORES

(Ciudad del Vaticano-16.Octubre.2008) Esta mañana se llevó a cabo la segunda sesión de los círculos menores o grupos lingüísticos, donde los padres sinodales han comenzado a preparar las propuestas sobre el tema de la Asamblea General Ordinaria. En horas de la tarde, tendrá lugar la tercera sesión de los círculos menores.

A continuación ofrecemos extractos de las intervenciones "in scriptis" de los padres sinodales:

PADRE ADOLFO NICOLAS, SJ., PREPOSITO GENERAL DE LA COMPAÑIA DE JESÚS (ESPAÑA). "Estoy convencido de que la Palabra de Dios puede reivindicar una gran función terapéutica en la vida de la comunidad cristiana. Cada vez que entramos en el mundo de la Biblia, nos exponemos a un mundo nuevo: el mundo de Dios, la acción de Dios, la enseñanza de Dios a su pueblo. El encuentro, si es real, puede ser arrollador, sorprendente, iluminante, sereno y consolador. Puede también ser malentendido y perderse. (...) Los pastores y los ministros de la Palabra necesitan una formación a la buena "diagnosis", a una aplicación sabia de los modos de lectura, a una oración y una interiorización más profundas de la Palabra de Dios y a un acompañar significativo que ayude a los fieles a discernir la acción del Espíritu Santo en la Biblia y a través de su lectura. (...) Parece indispensable que esta formación se incluya en la preparación al ministerio pastoral y en los programas de formación permanente para todos los sacerdotes. Además todas las parroquias o diócesis deberían contar con centros y personas preparadas para ofrecer este servicio".

CARDENAL VARKEY VITHAYATHIL CSSR., ARZOBISPO MAYOR DE ERNAKULAM-ANGAMALY DE LOS SIRO-MALABARES, PRESIDENTE DEL SÍNODO DE LA IGLESIA SIRO-MALABAR (INDIA). "No obstante el derecho de toda Iglesia particular de predicar el Evangelio en todos los lugares del mundo bajo la guía del Romano Pontífice y si bien el Concilio Vaticano II y los dos Códigos de Derecho Canónico reconozcan el derecho de todos los fieles de las Iglesias orientales de recibir la atención pastoral de sus propios obispos y sacerdotes, cuarenta y tres años después de la conclusión del Concilio Vaticano II, a la Iglesia siro-malabar no se le confían todavía nuevos territorios de misión en India, África, etc. Ni se le da la libertad de ejercer su derecho de ofrecer atención pastoral mediante sus obispos y sus sacerdotes a los cientos de miles de inmigrantes en India, en los países del Golfo, en Europa y en otros lugares. (...) La Iglesia no debe solo predicar la Palabra de justicia a los fieles; éstos tendrían que recibir una ayuda pastoral para vivirla. Esto es todavía más válido cuando se trata de practicar la justicia en el seno de la Iglesia. La paz se trastorna cuando no se hace justicia, porque la paz es fruto de la justicia. La justicia construye también la comunión. En el caso de la Iglesia siro-malabar esta justicia ha sido negada durante muchos siglos. Ha llegado la hora de que el Sínodo reflexione sobre esta situación injusta dentro de la Iglesia y proponga soluciones duraderas".

 
Copyright © 2005-2008 Conferencia Episcopal Peruana - Todos los derechos reservados