JERUSALÉN “QUINTO EVANGELIO”
* Tema de una de las intervenciones del Sínodo de los Obispos

(Ciudad del Vaticano-11.Octubre.2008) La Tierra Santa como "el Quinto Evangelio", la difícil situación de las víctimas de la limpieza étnica en Bosnia y Herzegovina, la tragedia de Myanmar, la gran alarma en la propagación de la nueva interpretación de la Biblia, fueron algunos de los temas tratados durante la congregación sinodal celebrada ayer viernes, en presencia del Papa Benedicto XVI y 237 Padres sinodales.

La Ciudad Santa como el Quinto Evangelio fue tratado por Fouad Twal, Patriarca de Jerusalén de los Latinos: “Hay muchos que hablan de la vida de Jesús, nuestra fe. Una “presencia” que se ve confirmada por la labor de muchas instituciones bíblicas. “Desafortunadamente - agregó - ahora la tierra de Jesús es azotada por el flagelo de la emigración de los cristianos, de hecho expulsados por la continua situación de violencia”.

Las dificultades que ha diario sufren los cristianos también fueron denunciados por el Cardenal Vinko Puljic, Arzobispo de Sarajevo. El se refirió a las trágicas consecuencias de la limpieza étnica entre sus fieles: más de la mitad se vieron obligados a abandonar sus parroquias y desarraigados de su tierra e incluso de perder sus raíces cristianas. La Iglesia ha respondido en la persecución de emergencia con la proliferación de miles de ejemplares de la Biblia.

En tanto el Arzobispo eslovaco de rito oriental Ján Babjak, informó que el poder totalitario comunista ha tratado de destruir la Iglesia Católica, pero este odio “dio un nuevo impulso a las vocaciones y Dios ha concedido nuevas”. “Esta es también la experiencia de Letonia, presentado por el Obispo Antons Justs. El régimen soviético estaba seguro de que la prohibición de la difusión de los textos sagrados eliminaría incluso la religión. Pero él encontró la oposición de la gente común, no sólo los obispos y sacerdotes. Asimismo, Monseñor Justs dijo que sacerdotes y laicos, se vieron afectados, así como todas las familias cristianas, asesinados y deportados a Siberia porque fueron sorprendidos con el Evangelio en la mano.

Profunda impresión también ha suscitado la historia de cómo la Iglesia en Myanmar para ayudar a los dos millones de refugiados después de los graves desastres naturales. “Hemos perdido todo, pero en esos momentos dramáticos la Palabra de Dios era el alma de todo el pueblo de Myanmar, independientemente de la fe religiosa”, dijo el Arzobispo Bo.

Un tema de particular importancia fue dirigida por Victor Hugo Palma Paul, Obispo de Guatemala, quien señaló que su confianza en los lugares donde Jesús nació y vivió, podría resultar muy buen antídoto a múltiples interpretaciones creadas por la "nueva era mercatotécnica", Para desorientar y confundir a los fieles con un nuevo agnosticismo llamando a la "reinvención de sí mismos" por perder la dimensión escatológica de la vida.

 
Copyright © 2005-2008 Conferencia Episcopal Peruana - Todos los derechos reservados