INTERVENCIÓN DE MONSEÑOR NORBERTO STROTMANN HOPE, MSC., OBISPO DE CHOSICA, DURANTE EL SÍNODO DE LOS OBISPOS

(Ciudad del Vaticano-9.Octubre.2008) El Obispo de Chosica, Monseñor Norberto Strotmann Hope intervino durante la sesión del Sínodo de los Obispos, realizado el martes, con el tema: “La necesidad de la ‘perspectiva exterior' del Sínodo” y que estuvo referido al éxodo de los católicos en Latinoamérica a otras sectas religiosas.

A continuación presentamos la intervención de Monseñor Strotmann:

“Quisiera dar las gracias al Secretario del Sínodo por el excelente Documento de trabajo. En el equilibrio del texto se percibe un gran trabajo. Sin embargo, quisiera pedir que durante la labor del Sínodo se ampliara la perspectiva desde el punto de vista latinoamericano.

En los últimos 40 años, la Iglesia en América latina ha perdido cerca del 15% de sus propios fieles a favor de movimientos no católicos que se basan en estrategias que impulsan la Biblia.

América latina representa hoy el 43% del catolicismo mundial que, a su vez, ha disminuido en los últimos 30 años del 14% respecto al crecimiento de la población mundial. La deserción del 2,3% de los católicos en América Latina representa hoy para el catolicismo mundial una pérdida del 1%. Como representantes del 43% de la Iglesia que - incomprensiblemente - en las estadísticas oficiales de la Iglesia y en los documentos del Sínodo, se incluyen en el espacio "América", esperamos obtener, desde este Sínodo, algunas sugerencias para una contra-estrategia pastoral que afine la acción bíblica hacia quienes poseen una estrategia pastoral bíblica que hace difícil nuestra acción pastoral.

Explico mi petición de ampliar la perspectiva: los espacios de acción estables en la tradición, exigen poco análisis en relación al mundo circundante. Esto último es evidente y previsible. Pero cuando el radio de acción social se pone en movimiento -y por tanto es desconocido y no se puede calcular - se necesita una perspectiva externa.

Cuando el mar está calmado y sin olas se puede dejar la barca con el piloto automático, sólo se debe identificar la próxima zona problemática y retomar con las manos el timón en el momento necesario. Sin embargo, no es aconsejable el piloto automático, cuando el mar está agitado y se desconocen las aguas.

Si establecemos una comparación, el presente se ocupa de la barca, de los principios de construcción y de la estabilidad de la navegación, pero no del ambiente ni de la situación meteorológica general. Es más teológico-fundamental que teológico-pastoral, más teológico que pastoral.

Sin lugar a dudas toda buena pastoral necesita una clara identidad teológica, ya que ésta última es un presupuesto necesario. No obstante, no es una condición suficiente ya que la pastoral necesita de un buen conocimiento del objeto pastoral - es decir, de la persona comprometida y de su situación - así como de una adecuada evaluación de las posibilidades institucionales.

En el libro "Ratzinger y Juan Pablo II - La Iglesia entre dos Milenios" (2005), su autor, Olegario Gonzáles de Cardedal, identifica dos extremos en la situación actual de la Iglesia: la obsesión por una identidad que en el ámbito de la fe termina en el fundamentalismo y, en el ámbito eclesial, en las sectas; mientras que de otra parte, el deseo de importancia, que termina con el desmoronamiento de la Iglesia en la sociedad actual.

Estoy de acuerdo con vosotros: es urgente una clara identidad en lo que concierne a la función fundadora de la Palabra de Dios para la Iglesia. Sólo que se la debería evaluar sin descuidar la perspectiva exterior en el difícil mar actual de la Iglesia.

No hay más tiempo; no lo hay, sobre todo, para las comparaciones con el actual clima general de la situación económico-política. Por esto, concluyo con una cierta suspicacia bíblica: no deberíamos sólo quedarnos en el interior de la barca ocupándonos de las cuestiones relativas a la construcción para mejorar la estabilidad de la ruta. Como los apóstoles, después de haber recibido el Espíritu en Pentecostés, deberíamos preguntar: cómo hacemos para salir de esta Aula, ya que la Palabra de Dios y el Espíritu de Dios quieren llegar a las gentes, y hacerlo a través de nosotros”.

 
Copyright © 2005-2008 Conferencia Episcopal Peruana - Todos los derechos reservados