Obispos subrayan que la Eucaristía y la Liturgia deben permanecer unidas como alimento de los discípulos y misioneros
* En panel desarrollado en la segunda jornada de ponencias del Congreso Teológico
(Chimbote, 28 de agosto de 2007) El Obispo de Chosica, Monseñor Norberto Strotmann Hoppe, afirmó que tanto la Eucaristía, como la Palabra de Dios, son alimentos imprescindibles en la vida de los fieles, para ser “discípulos y misioneros” de Cristo.

Esta reflexión la brindó durante el panel de obispos, realizado en la segunda jornada de ponencias del Congreso Teológico del IX Congreso Eucarístico Nacional, que estuvieron referidas a “La Misión del Discípulo” y la “Sacramentun Caritatis”.
Clickee sobre la imagen para ampliarla...
Durante su intervención, el Prelado subrayó que una Eucaristía sin Liturgia de la Palabra, seria una Eucaristía ciega y sin orientación. “Una Eucaristía sin la presencia del Señor estaría vacía. Los dos elementos se necesitan. En la liturgia cristina admiramos la experiencia de Dios, que en Cristo hace dos mil años, ha expresado su preocupación por nuestra vida”, dijo.

Por su parte, Monseñor Daniel Turley Murphy, Obispo de Chulucanas, manifestó que la celebración de la Fiesta del Señor, los domingos, es muy importante, sin embargo expresó su preocupación de la situación en algunas comunidades del Perú, donde no llegan sacerdotes. “En mi diócesis hay 1400 pueblos y la mayoría recibe la misa una vez al año por que solo existen 30 sacerdotes y los fieles alcanzan el medio millón. Por eso es nuestra preocupación de llegar a todos estos hermanos”, señaló.
Clickee sobre la imagen para ampliarla...

Más adelante, aseveró que el discípulo misionero no puede desarrollar su misión sin la Palabra y sin la Eucaristía, que son las fortalezas para la misión. “La vida del misionero discípulo es la Palabra de Dios y el Pan de Vida, y necesita formarse en la Palabra y nutrirse del pan eucarístico. Tenemos que orar mucho para que Dios nos de más vocaciones sacerdotales, religiosas y laicales, comprometidas con la misión del Señor”, concluyó.
En tanto, Monseñor Javier Del Río Alba, Arzobispo de Arequipa, resaltó que “la Eucaristía produce cambios, salimos distintos luego de participar en ella”. Reflexionando sobre la Exhortación Apostólica Sacramentum Caritatis, señaló que la Eucaristía es misterio que se ha de creer, de celebrar y vivir. “Debemos acudir a la Eucaristía con una actitud de conversión, que parte del reconocimiento del pecado, de la necesidad de ser liberado”, afirmó.

Asimismo, indicó que “en la Eucaristía, recordamos la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Pero es más que un simple recordar, trae al hoy ese misterio, es un hacer presente el sacrificio redentor”. Es necesario “entrar en la dinámica de la muerte y resurrección de Cristo, para salir victoriosos de ella, como lo dice San Pablo”, dijo.

Por último, el Arzobispo, señaló que es “fundamental tomar conciencia del misterio de la Eucaristía y participar activamente” cuidando la dignidad de la celebración.

Fuente:
PRENSA – IX CEN


Clickee sobre la imagen para ampliarla...