“Eucaristía: escuela de humildad, sabiduría espiritual y fuente de la paz”, afirma Cardenal Bertone al culminar el IX Congreso Eucarístico Nacional
* Más de 10 mil personas se dieron cita en las afueras de la Catedral Chimbota en Solemne Misa clausura
(Chimbote, 30 de agosto de 2007) Tras cinco intensos días de celebraciones, reflexiones y diversos actos entorno a Jesús Sacramentado, esta mañana culminó con una Misa Solemne el IX Congreso Eucarístico Nacional. En la ceremonia estuvieron presentes más de 10 mil peregrinos provenientes de las zonas más aledañas a la ciudad de Chimbote así como de todo el Perú.

La Misa de clausura estuvo presidida por el Legado Pontificio a esta novena cita eucarística, Cardenal Tarcisio Bertone, SDB., Secretario de Estado del Vaticano. Junto a él concelebraron más de 40 obispos residentes en el territorio nacional además de otros prelados extranjeros, invitados especialmente para esta ocasión.
Durante la Eucaristía celebrada en las afueras de la recién estrenada Catedral chimbotana, el Cardenal Bertone, agradeció la invitación que le hicieron los Obispos del Perú para participar en este Congreso. “Les transmito a ustedes la bendición y el afectuoso saludo del Papa Benedicto XVI, que se une espiritualmente en esta manifestación comunitaria de fe eucarística y mariana”, comentó.
Clickee sobre la imagen para ampliarla ...

Durante su homilía, el Purpurado señaló que en las sagradas escrituras los cristianos “contemplamos con los ojos de la fe” el rostro de Jesucristo. “Mientras el rostro de Jesucristo ilumina la Palabra de Dios, esta nos permite contemplar la profundidad del misterio eucarístico”, agregó.

También señaló que la Eucaristía “es la más alta escuela de humildad y sabiduría espiritual y fuente de la paz del corazón”. “En la Eucaristía nos alimentamos de Jesucristo, manifestación suprema de la humildad misma de Dios. Recibiéndolo a Él podemos asimilar su humildad divina y siguiendo su ejemplo podemos convertirnos en constructores de paz y de amor”, afirmó el enviado papal.
Por último, pidió a todos los peruanos a tener fe en Cristo y cubrirnos bajo el manto protector de Nuestra Madre la Virgen María, a quien el Perú quedó consagrado en este día. “Solamente Cristo puede dar esperanza verdadera a las poblaciones de Latinoamérica, permaneciendo fieles a su Evangelio y fieles a Él podrán caminar en sintonía con la Iglesia. María, Madre Nuestra haz que todos los cristianos sean discípulos de Cristo y alcanza la concordia y la paz al Perú y Latinoamérica”, finalizó.

Luego del acto de clausura, los miles de feligreses acompañaron en procesión al Santísimo Sacramento, que entre vivas y cantos pasó por las decenas de alfombras preparadas por los equipos pastorales de la Diócesis de Chimbote.

Fuente:
PRENSA – IX CEN


Clickee sobre la imagen para ampliarla... Clickee sobre la imagen para ampliarla ... Clickee sobre la imagen para ampliarla ... Clickee sobre la imagen para ampliarla ...