“La Eucaristía, único pan que nos hace vivir y crecer”
* Reflexión del Cardenal Carlos Amigo Vallejo, Arzobispo de Sevilla
(Chimbote, 27 de agosto de 2007) “Tenemos un único pan que nos hace vivir y crecer cada día: la Eucaristía”, fue la reflexión central de la ponencia “La Eucaristía, pan de vida para los discípulos de Jesús”, a cargo del Cardenal Carlos Amigo Vallejo, Arzobispo de Sevilla, durante la segunda intervención producida en horas de la mañana en la Catedral de Chimbote, en el marco del IX Congreso Eucarístico Nacional.

Señalando que el discípulo no esta sólo porque Dios siempre esta con Él y más aún va delante en su camino, el Purpurado se refirió a la Eucaristía como un regalo de Dios para emprender la peregrinación hacia el encuentro del Señor. Desde el comienzo de esta, el Señor se pone a nuestro lado, aunque muchas veces no lo veamos y Él nos habla”, dijo.

En este sentido, se refirió al testimonio de vida como una consecuencia espontánea y apasionada de este caminar juntos, que encuentra verdadero sentido cuando “se nos abren los ojos al comer el Pan Consagrado, como les pasó a los discípulos de Emaús.
Clickee sobre la imagen para ampliarla...
Clickee sobre la imagen para ampliarla...
Asimismo, fue enfático al señalar que a la fe -como don imprescindible para hacer el camino que nos conduce al amor, para el peregrinaje en el cual la espera-, se convierte en un llamado a “vivir plenamente”, aún a pesar de las circunstancias, “de las escandalosas desigualdades económicas, del secularismo, la relativización de todo, que roba el alma y vuelve a la persona indigente, porque le ha secado el alma”, puntualizó.

Frente a esta situación se preguntó, “¿Qué caminos hemos de emprender? Y recordó que somos discípulos. No caben posturas de indiferencia, ni actitudes comodonas de huida, por elevación espiritualista”. Es necesario entonces, dijo el Cardenal Amigo Vallejo, caminar con los hombres, “El misterio de la encarnación del verbo nunca retrocede”, precisó.
Clickee sobre la imagen para ampliarla...
La reflexión del Purpurado centró su atención en la respuesta personal de cada uno, al discipulado que propone la Iglesia, ofreciendo la Eucaristía, como el alimento de camino, de lo contrario indicó. La fe sin sacramentos se convierte en ideología. Sin el amor de Cristo, que se entrega en la Eucaristía, es altruismo.

Los más de cuatro mil peregrinos, siguen las ponencias en el interior de la recién estrenada Catedral así como en los exteriores, es decir la Plaza de Armas, donde se han acondicionado ambientes para que las reflexiones puedan ser seguidas por la mayor cantidad de personas posible.

Fuente:
PRENSA – IX CEN



Clickee sobre la imagen para ampliarla...