“La Iniciación Cristiana forma a Cristo en nosotros y nos introduce en la experiencia de Cristo”
* Reflexión de Monseñor Ricardo Blázquez, Obispo de Bilbao, al comienzo de la primera jornada del Congreso Teológico Internacional
(Chimbote, 27 de agosto de 2007) Ante una multitud de participantes, el Obispo de Bilbao y Presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Monseñor Ricardo Blázquez Pérez, inició las ponencias del Congreso Teológico Internacional que se desarrollan en la Catedral de Chimbote “Nuestra Señora del Carmen y San Pedro Apóstol”, en el marco del IX Congreso Eucarístico Nacional comenzado en esta diócesis el pasado sábado.

En esta jornada participaron más de 20 Obispos del Perú, así como más de dos mil participantes, provenientes de las diversas jurisdicciones eclesiásticas del Perú y dos mil miembros de la Diócesis de Chimbote.
Clickee sobre la imagen para ampliarla...Clickee sobre la imagen para ampliarla...
En su intervención, Monseñor Ricardo Blázquez, trató el tema de “La Iniciación Cristiana: Bautismo y Eucaristía”, subrayando la importancia de los sacramentos de Iniciación Cristiana como canales de gracia para fortalecer la vivencia de los cristianos.

El Presidente de la CEE, destacó que la Iniciación Cristiana “tiende a formar a Cristo en nosotros y a introducirnos en el conocimiento y la experiencia de Cristo”, dando siempre sentido a nuestra vida
Dijo que esta importante etapa sella la conversión, nos hace discípulos y misioneros de Jesús, convirtiéndonos en ciudadanos del cielo -hacia donde está orientada la vida-, y al mismo tiempo nos hace miembros de la familia divina.

Señalando el amor de Dios como una realidad accesible a los hombres, el Obispo de Bilbao, indicó que “la Eucaristía es la puerta de ingreso para explicarnos el amor de Dios. Nos enseña y nos da impulso, para caminar por la vida, apoyándonos en el Señor.

En otro momento de su ponencia, manifestó que los sacramentos de Iniciación Cristiana forman la unidad y que la Eucaristía es la plenitud de esta iniciación; por tanto debe siempre avivar, dar a conocer, celebrar y vivir la Eucaristía.

“La comunidad cristiana vive de la Eucaristía. En la celebración eucarística se contempla la entrega de Dios hecho hombre. La Eucaristía es también el sacramento de la paz y la concordia. Es el sacramento vital e impulso a la fraternidad, la justicia y la paz en la sociedad en que vivimos”, manifestó Monseñor Ricardo Blázquez.

Fuente:
PRENSA – IX CEN